scifo

CERO APORTE: Adrián Scifo, el “Cafú” blanco.

Precedido por un apodo tan grandilocuente como pretencioso, Adrián Scifo arribó a Unión Española tras una interesante carrera desarrollada en Nueva Chicago de Argentina, donde disputó más de una centena de partidos antes de dar el salto a primera división, cuando Quilmes puso sus ojos en el lateral con vocación ofensiva que capturó el mote de “Cafú” en homenaje al destacado jugador brasileño que disputó tres finales de copas del mundo entre otros hitos.

Precedido por un apodo tan grandilocuente como pretencioso, Adrián Scifo arribó a Unión Española tras una interesante carrera desarrollada en Nueva Chicago de Argentina, donde disputó más de una centena de partidos antes de dar el salto a primera división, cuando Quilmes puso sus ojos en el lateral con vocación ofensiva que capturó el mote de “Cafú” en homenaje al destacado jugador brasileño que disputó tres finales de copas del mundo entre otros hitos. Lo cierto es que el 31 de diciembre de 2015, cuando se confirmó su arribo a Unión Española, junto a César Pinares y Diego Churín, muchos pusieron sus ojos sobre este defensor que además comparte apellido con un ilustre jugador de Bélgica (Vincenzo Scifo, cuatro veces mundialista). Sin embargo, un año después la situación del flamante refuerzo para 2016 distaba de las expectativas puestas en su arribo. Claramente, los 24 partidos disputados por el lateral en la temporada no fueron suficientes para convencer a fines de año al DT hispano (Martín Palermo) en pos de retenerlo para la temporada 2017. El inicio de Scifo en Unión fue alentador, siendo titular en el primer partido del Clausura 2016 ante el campeón vigente, Colo Colo (ver fotografía), pero así como su equipo sumó elogios, el refuerzo mostró algunos ripios técnicos que no hicieron mella en la confianza del entonces técnico de los rojos, Fernando Vergara, para seguir confiándole la camiseta titular. En la segunda fecha, los de Santa Laura repitieron igualdad, ante Palestino. Ya para la tercera jornada, en un vibrante empate 3-3 en el Estadio CAP, Scifo no figuró en el once inicial ni en las alternativas. Finalmente, el decimotercer lugar alcanzado por el equipo, a catorce unidades del campeón (UC) no hizo más que decepcionar a la parcialidad hispana, que se esperanzó con el torneo del segundo semestre, ya con el Titán como DT. A esas alturas, el desordenado tranco de Scifo era más noticia que sus aportes ofensivos: recién en la novena fecha del campeonato (15 de octubre) vino el primer y único gol de la expedición del argentino en Santa Laura: en el vibrante 4-3 de Universidad Católica sobre Unión Española, “Cafú” capturó un fortuito rebote que señaló transitoriamente el 3-3 que desequilibró Nicolás Castillo hacia el final, iniciando la remontada de los cruzados en pos del bicampeonato. Tras ello, Unión Española navegó en aguas de irregularidad, quedando finalmente en tercer lugar a cuatro puntos del título que como se preveía, quedó en manos de Universidad Católica. Finalmente, nuestro protagonista se quedó con el consuelo de clasificar a la Copa Libertadores de 2017 al vencer a O’Higgins en un desempate, donde Scifo disputó sus últimos minutos en la titularidad de los rojos; tras ello, una mala evaluación de la parcialidad y –lo más importante- de la plana técnica y directiva, llevaron al fin de la relación del Cafú Blanco con Unión Española. Este año militó en Sarmiento, donde jugó diez partidos y fue parte del descenso del equipo a la B Nacional (segunda categoría del futbol argentino). Para la actual edición de la Superliga de primera división trasandina, Scifo defenderá la camiseta número 4 de Temperley, siempre recorriendo la banda lateral y honrando a Marcos Evangelista de Moraes, el verdadero Cafú.

Carlos Pérez

Carlos Pérez

Historiador. Licenciado en Educación de la Universidad de Los Lagos. Se ha desempeñado como docente y académico en distintas escuelas e institutos. Además, fue redactor de la sección deportes de El Mostrador.