Pedro Sabat, ex alcalde de Ñuñoa, declarado culpable por el famoso “Caso Basura”

Firmó un contrato con una empresa de la cual era subgerente su hermano, lo que le significó al municipio un perjuicio ascendente a $524 millones.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Pedro Sabat, ex alcalde de Ñuñoa y militante de Renovación Nacional, fue condenado por dos delitos de negociación incompatible cuando estuvo a cargo de la comuna.

La sentencia la pronunció el Tercer Juzgado Oral en lo Penal de Santiago, y la lectura de la condena se llevará a cabo el viernes 5 de junio, a las 13:30 horas.

El ex alcalde, quien fue investigado además por fraude al fisco y enriquecimiento ilícito, protagonizó el conocido “Caso Basura”. En concreto, la indagatoria apuntó a una licitación para la empresa KDM Demarco, lo que habría implicado un perjuicio al gobierno local de 524 millones de pesos.

Entre los objetos de investigación, se revisaron contratos anuales por $3.096 millones, que favorecían a la empresa. El subgerente de ésta al momento de la negociación era Claudio Sabat Pietracaprina, hermano del en ese momento alcalde Sabat.

En primera instancia, la oferta de KDM Demarco era 72% más cara que el contrato vigente.

En el año 2019, el tribunal había desestimado los cargos en contra de Sabat y el asesor jurídico durante su administración, Marcial Araya.

José Luis Pérez Calaf, quien por esos años ejercía funciones de fiscal regional metropolitano occidente, había calificado el fallo como “un verdadero fracaso del Ministerio Público: los jueces ponderan de una manera distinta algunos casos versus otros casos”.

La actual alcaldesa de Ñuñoa, Emilia Ríos, tras conocerse el fallo dijo: “El veredicto del tribunal viene a confirmar que Pedro Sabat actuó de manera corrupta y que estos hechos responden a un modus operandi de la derecha como una práctica sostenida y constante en los municipios de Chile. En el caso de Ñuñoa -tal como ocurrió en Vitacura, Maipú y Viña del Mar- utilizaron la municipalidad como un botín para proteger y beneficiar sus propios intereses, atentando directamente contra la calidad de vida de vecinas y vecinos. Cada peso que la derecha usó en beneficio propio es un peso menos para los vecinos de nuestra comuna”.