A Católica nadie la apura

Sin mostrar su mejor versión, como ha ocurrido en las últimas fechas, la UC en lo numérico sigue firme camino al bicampeonato, porque pese a igualar sin  goles en San Carlos frente a O`Higgins, mantuvo los 13 puntos de diferencia con el escolta, ahora Audax Italiano. El equipo de Quinteros no sufre presión en la cancha ni mucho menos en la tabla.

Como el futbolista titular que sabe que no tiene competencia en su puesto, pero que al mismo tiempo entiende que atrás no existe un sustituto que le saque rendimiento, la Universidad Católica sigue cómoda en lo más alto de la tabla sin tener rivales que la apuren, generando una evidente baja futbolística en relación a lo exhibido en el primer semestre del año, situación que no parece ser impedimento para que consiga el principal objetivo.

La UC entró a enfrentar a O`Higgins con perspectivas envidiables, porque en el peor de los escenarios –en caso de perder- finalizaría la fecha con una ventaja de 12 puntos. Sin la necesidad imperiosa de ganar, en consecuencia, la Católica pareció no desesperarse nunca a pesar de generar muy poco, o prácticamente nada: una llegada relativamente clara por tiempo.

Pero al frente tampoco tuvo un oponente que supiera sacar ventajas de la poca productividad cruzada, porque O`Higgins no hizo mucho para ganar el partido, registrando un remate cercano de Acevedo como la principal oportunidad en todo el encuentro.

La poca profundidad de ambos equipos generó que los arqueros prácticamente no tuvieran más trabajo que cortar un par de centros o iniciar determinada jugada. La UC no tuvo esa irreverencia que algunas veces le ha aportado Puch, que volverá a jugar luego del receso dieciochero. Ni Pinares ni Buonanotte entregaron ese desequilibrio necesario para vulnerar a una defensa ordenada y que contó con intérpretes aplicados como Acevedo y Cahais.

El cero a cero como nunca reflejó lo exhibido en la cancha, a pesar de que la UC intentó cambiar el resultado con tres centrodelanteros en el terreno, porque el colombiano Riascos reemplazó a Fuentes y luego Valencia sustituyó al lateral Rebolledo. Pero aun así la UC no tuvo claridad para dar ese pase con ventaja, por lo que intentó conseguir el desequilibrio fundamentalmente mediante centros que jamás encontraron a algún destinatario libre de marca.

Católica sabe que no tendrá que hacer mayores esfuerzos de aquí en más para conseguir el bicampeonato, pero sí para mostrar una mejor imagen. La UC tiene una gran oportunidad de dar la vuelta olímpica mucho antes de que finalice el campeonato y de entregarle a la gente no sólo la satisfacción de un nuevo título, sino que también el buen fútbol extraviado en las últimas semanas. Y para eso sí tendrá que proponer algo más, porque lo exhibido ante O`Higgins sólo le alcanza porque nadie la apura, al punto que la atención del certamen está puesta principalmente en la zona baja de la tabla y en la disputa por el segundo lugar.

Pormenores

Estadio: San Carlos de Apoquindo

Público: 10.217  espectadores controlados

Árbitro: José Cabero

U. Católica: M. Dituro; R. Rebolledo (83′, D. Valencia), G. Lanaro, V. Huerta, A. Parot; C. Fuentes (73′, D. Riascos), L. Aued; José P. Fuenzalida, D. Buonanotte (64′, C. Lobos), C. Pinares; S.Sáez.

DT: Gustavo Quinteros.

O`Higgins: M. Pinto; P. Magalhaes, A. Acevedo, M. Cahais, R. Cereceda; D. González; R. Fernández, A.Doffo (90’+3′, F. Ramírez); F. Castro, M. Pol (69′, R. López), José L. Muñoz.

DT: Marco Antonio Figueroa.

Tarjetas amarillas: Parot (UC); Fernández, Acevedo y Pinto (OH)