Atlético de Madrid 2-0 Betis

A falta de fútbol chileno, bueno es el español

Las atracciones fueron el clásico que paraliza el mundo, que terminó con victoria del Real Madrid sobre el Barcelona (3-1) en el Camp Nou, y el duelo de Claudio Bravo con Luis Suárez en el partido del Atlético de Madrid con el Betis (2-0).

Por JULIO SALVIAT

La jornada sabatina de la Liga hispana ofrecía dos pasteles de buen sabor: el clásico que paraliza al mundo, jugado en el Camp Nou, y el nuevo duelo de Claudio Bravo con Luis Suárez en el estadio del Atlético Madrid, el Wanda Metropolitano.

Zinedine Zidane, el entrenador del Real Madrid, caminaba por la cuerda floja después de dos derrotas inesperadas en su reducto de Chamartín, y había muchos madridistas dispuesto a no perdonarlo si volvía a perder. Al frente, el dueño de casa pensaba que esta era la ocasión precisa para romper la adversa racha a que lo tienen sometido los merengues en Barcelona.

Se salvó Zizou, con una contundente victoria por tres a uno. Y le agregó manjar a su receta porque sigue invicto en el feudo catalán desde que dirige al Real, con tres victorias y tres empates. A la vez, a  la fanaticada del Barca le está pasando lo mismo que a la de Universidad de Chile, preocupada por la seguidilla de sufrimientos frente a su rival más enconado.

El partido sirvió también para prolongar la cara de pena que caracteriza a Lionel Messi cada vez que disputa un partido importante, que por lo general termina en derrota. Ya se le veía triste, casi desanimado, en los encuentros anteriores. Es notorio que echa de menos a Luis Suárez y Arturo Vidal, sus amigos sudamericanos con los que había formado un grupo muy influyente en el camarín. Esta vez los añoró más todavía porque ya no tiene con quién combinar a la hora de las definiciones. Mostró algunas genialidades a las que acostumbró al mundo, pero no pudo hacer llegar la pelota a la red ni hilvanar alguna carga que terminara en gol.

Los partidos de Messi contra el Real Madrid se le han transformado en una pesadilla: no ha podido convertirles un mísero gol en los últimos seis clásicos. Completó 901 un días sin celebrar ante el equipo que provoca los mejores festejos, y en su calendario ya debe estar subrayado el 6 mayo de 2018, última vez que perforó el arco madridista.

El que celebró de nuevo es Sergio Ramos, que convirtió el 25° penal consecutivo y que con ese gol se convirtió en el defensor con más goles en el gran duelo. Completó 5, la misma cantidad que ostentaba -y que ya no puede aumentar- Ronald Koeman, el actual entrenador del Barcelona.

Revisa el compacto del Barcelona 1-3 Real Madrid:

En la capital española, el Atlético, vapuleado a mitad se semana por el Bayern Munich en la Champions, se reconcilió con sus parciales al derrotar 2-0 al Betis. El encuentro tenía un sabor especial para los chilenos: volverían a encontrarse el gran goleador uruguayo y el gran arquero chileno. 

Balance; Luis Suárez hizo un gol, el que liquidó el partido, y Claudio Bravo le postergó dos veces el festejo con un par de intervenciones sensacionales. El hijo ilustre de Viluco fue considerado el mejor del Betis, porque no tuvo responsabilidad en las conquistas del local y evitó una goleada. Aparte de sus salvadas frente a Suárez, se lució cuatro veces más.

El Betis sorprendió en el primer tiempo con un atildado y efectivo juego de ataque. Oblak, el arquero de los colchoneros, evito tres veces que los sevillanos rompieran la igualdad. El problema para los dirigidos de Manuel Pellegrini fue que Marcos Llorente anotó, con una genialidad, 23 segundos después del descanso. Y quedó desmayado. Primero fue acorralado y quedó sin salida. Después, cuando pudo reaccionar, se volcó en campo ajeno, pero sin complicar al portero adversario y dejando vía libre para los punzantes contraataques el Atlético.

Las mejores jugadas del triunfo 2-0 del Atlético de Madrid ante el Betis:

Otros resultados: Elche 2-1 Valencia; Sevilla 0-1 Eibar;  Osasuna 1-0 Bilbao.

Real Madrid quedó como único puntero, con 13 puntos en seis partidos, seguido por al Atlético de Madrid con una unidad y un encuentro menos. Pero el liderato podría cambiar en la jornada dominical, porque Real Sociedad y Villarreal tienen 11 puntos y deben jugar contra Huesca y Alavés, respectivamente, actuando como locales.