A la U no le gustó para nada la designación del árbitro para el clásico con UC

Los azules impugnaron a Nicolás Gamboa, que fue nominado para dirigir el partido del domingo por la Copa Chile, tras lo que acusan como inaceptable decisión desde el VAR en el encuentro con Palestino.

Foto: AGENCIA UNO

A Universidad de Chile les cayó como una bomba la designación del árbitro Nicolás Gamboa como juez central para el partido del domingo ante Universidad Católica, por la ida de los cuartos de final de la Copa Chile, partido programado para las 17:30 en el estadio Santa Laura.

Para los azules la nominación de Gamboa, uno, sino el más, cuestionado de los árbitros del fútbol chileno por sus desastrosas actuaciones, es inaceptable. Y por ello, presentaron una carta de reclamo ante la Comisión de Árbitros de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), basándose en la preponderancia que tuvo su accionar como encargado del VAR para el partido de la U con Palestino, donde invalidó un gol de Darío Osorio, a juicio de Azul Azul absolutamente legítimo, aduciendo una posición de adelanto de Cristian Palacios en la jugada previa.

Según dio a conocer La Tercera, la nota con la queja de la U a la Comisión de Árbitros de la ANFP señala que «se presenta el siguiente reclamo y llamado de atención al desempeño arbitral del partido de Palestino vs Universidad de Chile, donde queda en evidencia la errada y distante interpretación de la reglas de juego, que dejan de manifiesto una decisión fallida e inaceptable, que afecta profundamente la credibilidad de los profesionales que intervinieron en la decisión que anuló un legítimo gol de nuestro equipo».

«Al minuto 11, el jugador n° 19 (Ronnie Fernández) de Universidad de Chile, toca el balón para dárselo a su compañero, n° 11 (Cristian Palacios), quien, al momento del último contacto con el balón de parte de su compañero de equipo, está por lo menos a centímetros más atrás del penúltimo adversario. Lo que, de manera clarísima, NO ES POSICIÓN DE FUERA DE JUEGO, ya que ninguna parte de su cuerpo se encuentra más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario. Por lo tanto, no puede ser INFRACCIÓN DE FUERA DE JUEGO. Incluso, si estuviese a la misma altura, que no es el caso, tampoco lo estaría».

Agrega la nota: «Lo primero que se observa es que el asistente no está con el penúltimo adversario, está erróneamente desplazado más adelante que el penúltimo. Ahí ya hay un primer error. Luego, al trazar la línea, se ve que tomaron como eje al fondo al asistente que está mal ubicado. Y el trazo virtual termina en los pies del asistente. Puede que sea una casualidad al tirar el trazo azul y el rojo, que son los que definen cada posición, pero no tiene ninguna cabida lógica, ya que, al mirar la amplitud de ambos trazos, se inician casi a la altura de los pies del asistente y si miramos abajo, concluye casi en la mitad del paño de corte, que lo delata el dibujo del pasto, es decir casi desplazado dos metros. Claramente, las líneas que tiraron los árbitros del VAR están mal trazadas».

Finalmente, señalan como agregado a la imagen que presentaron de la jugada, que “acá mostramos, de manera aproximada, el trazo que se dibujó en el partido donde se anuló nuestro claro gol. Es indiscutible que no está paralela con el trazo correcto y atendiendo que es fútbol profesional, es inaceptable el proceder de la cabina VAR, que dirigía el Sr. Nicolás Gamboa con la colaboración del Sr. Sebastián Pérez».