A los 76 años murió O. J. Simpson, el controvertido actor y jugador de fútbol americano

En 1994 fue acusado de asesinar a su ex esposa y condenado a pagar una millonaria cifra, aunque luego, en 2007, lo sentenciaron a 33 años de prisión por diversos delitos.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto: ARCHIVO

«El 10 de abril, nuestro padre, Orenthal James Simpson, sucumbió en su batalla contra el cáncer. Estaba rodeado de sus hijos y nietos», publicó en redes sociales la familia del controvertido actor y jugador de fútbol americano, protagonista de bullados casos judiciales.

El ex futbolista, que luego de su retiro se dedicó al cine, fue acusado en 1994 del asesinato de su ex esposa, Nicole Brown, y del camarero Ronald Goldman, cargos de los que fue absuelto -fue declarado no culpable-, durante un juicio cubierto por unos dos mil periodistas de todo el mundo.

Sin embargo, posteriormente, en 1997, fue hallado culpable en el proceso civil por el mismo crimen y condenado al pago de 35,5 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios.

Sin embargo, en septiembre de 2007 volvió a hacer noticia al ser arrestado en Las Vegas, Nevada, acusado de numerosos delitos, entre ellos robo a mano armada y secuestro.

En 2008, fue condenado a 33 años de prisión (foto principal). El 20 de julio de 2017, Simpson recibió la libertad condicional.

UNA VIDA MARCADA POR LA IGNOMINIA

Comenzó a jugar al fútbol en la Universidad de Southern California, donde su velocidad como running back hizo que fuese seleccionado en 1967 y 1968 como jugador del All-American.

En 1968 ganó el trofeo Heisman como mejor jugador universitario y un año más tarde debutó como profesional en el Buffalo Bills de la Liga Nacional de Fútbol. Con este equipo se convirtió en el mejor corredor de la NFL en la temporada 1972.

En 1973 fue el primer jugador que lograba avanzar más de 2.000 yardas en una sola temporada y en 1975 batió el récord de touchdowns en un solo campeonato, con 23, habiendo llegado a las 1.800 yardas de avance.

Tras su retirada en 1979, se convirtió en locutor de televisión y actor, apareciendo en muchos anuncios comerciales. En 1985 fue elegido para el Pro Football Hall of Fame.

Las salidas nocturnas, su relación con el bajo mundo y sus polémicas de pareja con matices de violencia, puso a Simpson en la palestra pública y al escarnio de la gente que veía en él, al gran héroe americano.