Abierto de Australia: Carlitos faltó a la cita

Carlos Alcaraz (2º) perdió 6-1, 6-3, 6-7(2) y 6-4 con Alexander Zverev (6º) y no estará en las semis, con Djokovic (1º), Sinner (4º) y Medvedev (3º).

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAS

Todo hacía presagiar que serían los cuatro primeros del ranking mundial los que estarían en la lucha final por el título del Abierto de Australia este año 2024, pero apareció este alemán de 27 años y número 6 del mundo, llamado Alexander (Sasha) Zverev, y dijo lo contrario, eliminando en cuartos de final al murciano Carlos Alcaraz, de manera contundente en cuatro sets.

Que pudieron ser tres, de haber concretado las oportunidades que tuvo el germano de cerrar el partido en la tercera manga.

NO FUE MILAGRO

Aunque pudiera pensarse que esta apabullante victoria de Sasha sobre uno de los candidatos al cetro australiano, es una sorpresa, ello está lejos de serlo, ya que el alemán es el único tenista que ha ganado a Carlitos en cinco ocasiones.

Sólo puede catalogarse de inusual el marcador, por la contundencia que tuvieron las dos primeras etapas (6-1 y 6-3), y la gran oportunidad que tuvo Zverev de liquidar el pleito en sets corridos.

La contundencia de su servicio, la rapidez de sus desplazamientos y un ataque sostenido, basado principalmente en su poderosa derecha, fueron sumando para que el de Hamburgo terminara ganando el partido de manera cómoda y holgada.

FALTÓ UN MOSQUETERO

Se esperaban unas semifinales con los cuatro mejores del mundo, pero lo impidió este alemán, que jugando un tenis perfecto, desplazó al que estaba destinado a disputar la corona con el diez veces ganador del Abierto y número uno del mundo, Novak Djokovic.

Pero no será así, porque lo impidió este intruso alemán, que destrozó las planillas y arrasó con las apuestas para ser él quien dispute con Daniil Medvedev, el derecho a ir a la final.

El ganador del duelo se verá las caras con el vencedor entre el otro gran favorito, el italiano Yannick Sinner y el campeonísimo serbio Novak Djokovic.

Lo sabremos una de estas madrugadas, debido a las 14 horas de diferencia horaria que tenemos con Oceanía.