Abierto de Canadá: un torneo no apto para favoritos

Tanto en damas como en varones hubo golpes a la cátedra en el ATP norteamericano. Uno a a uno fueron cayendo las grandes apuestas.

Desde un comienzo se preveía que el Abierto de Canadá -que se disputó simultáneamente en Montreal, para los varones, y en Toronto, para las damas- iba a ser muy especial. Se sentía en el ambiente que la historia sería distinta a la habitual.

Y vaya que lo fue.

Ello porque en la primera ronda quedaron eliminados los dos primeros cabezas de serie, algo que no ocurría en un torneo de este nivel desde 2001 en Stuttgart. Es así como Daniil Medvedev cayó, con el ahora muy serio australiano, Nick Kyrgios (37 ATP), y el español Carlos Alcaraz (4º), con el estadounidense Tommy Paul (34º).

De ahí en adelante, el torneo siguió siendo una montaña rusa de resultados imprevistos. Los grandes fueron cediendo y en medio de esta revolución de los “sin pergaminos”, surgieron nombres como el de los británicos Daniel Evans (39º) y Jack Draper (82º), el español Pablo Carreño Busta (23º) y los ya consagrados Hubert Hurkacz (10º) de Polonia (vencedor de Kyrgios), y Casper Ruud (7º), de Noruega.

En el camino de estos habituales actores de reparto fueron quedando tipos como el ruso Andrey Rublev (8º), el promisorio italiano Jannik Sinner (12º), los créditos locales Félix Auger Aliassime (número 9 del mundo y apabullado por Casper Ruud) y Dennis Shapovalov (122º), el inglés Cameron Norrie (11º), el estadounidense Taylor Fritz (13º) y el croata Marín Cilic (16º). Todos candidatos al título -en mayor o menor medida- en las apuestas previas.

En damas, en tanto, la lista de sorpresas también fue vigorosa, ya que, entre otras, fueron eliminadas la número uno del mundo, la polaca, Iga Swiatek (por la brasileña Beatriz Hadad Maia), la española Paula Badosa, la griega María Sakkari y la estadounidense Coco Gauff.

Así, la lucha por el título quedó en manos de la rumana Simona Halep (15ª WTA) y la brasileña Beatriz Hadad Maía (23ª) con triunfo para la primera por 6-3, 2-6 y 6-3.

Simona Halep se quedó con el trofeo de Toronto.

En varones, en tanto, el título fue para el español Pablo Carreño Busta, quien se dio el lujo de vencer sucesivamente a Berrettini, Sinner, Draper y, en semis a Daniel Evans, antes de dar cuenta del durísimo polaco Hubert Hurkacz, en una apasionante final por 3-6, 6-3 y 6-3.

Revisa el momento de la consagración:

Ahora la emoción se traslada a Cincinnati, Ohio, para el último Masters 1000 antes del US Open, donde seguiremos sin representantes chilenos.

¿Habrá más golpes a la cátedra?