Agentes criminales de la dictadura esperan con arresto domiciliario su extradición a Italia

La medida fue solicitada por la justicia de ese país. Están acusados del asesinato de 43 ciudadanos latinoamericanos de ascendencia italiana, entre ellos cuatro chilenos.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Cuatro ex agentes de la dictadura chilena, acusados por el crimen de 43 ciudadanos latinoamericanos de origen italiano, deberán permanecer con arresto domiciliario, a la espera del proceso de extradición a ese país.

La medida la adoptó la ministra de la Corte Suprema Angela Vivanco Martínez, y recae en los ex agentes Orlando Moreno Vásquez, Manuel Vásquez Chahuán, Rafael Ahumada Valderrama y Daniel Aguirre Mora, todos ellos condenados a cadena perpetua por la justicia italiana.

Entre los 43 ciudadanos latinoamericanos asesinados por estos agentes de la dictadura, había cuatro víctimas chilenas.

Uno de los seis requeridos ya está fallecido, al paso que Pedro Espinoza Bravo se encuentra preso en Punta Peuco, cumpliendo diversas condenas por delitos de lesa humanidad.

En el proceso de extradición iniciado por Italia, se han hecho parte abogados representantes de las víctimas. Entre ellos, Nelson Caucoto y Francisco Bustos actúan en representación de la hija de Juan José Montiglio Murúa, una de las cuatro víctimas italo chilenas.

Montiglio tenía 24 años, era del Partido Socialista y jefe de unidad del GAP, guardia personal del presidente Allende. Fue detenido en el Palacio de La Moneda el día del golpe militar, posteriormente llevado al Regimiento Tacna y asesinado en Peldehue el 13 de septiembre de 1973. Hasta hoy, permanece en calidad de detenido desaparecido.

Anteriormente, los represores se encontraban con la medida cautelar de arraigo nacional, lo cual fue modificado a petición de la representación de la República de Italia, el Programa de Derechos Humanos y de los querellantes, quienes solicitaron una cautelar de mayor intensidad, por lo cual se les otorgó el arresto domiciliario total.

Para el abogado Francisco Bustos, esta nueva medida dictada por la magistrada del máximo tribunal es de gran importancia, ya que «encontrándonos cerca del fin de esta fase del proceso, se reconoce la necesidad de asegurar que los requeridos estén a disposición del tribunal. De igual manera, tengo confianza en que demostraremos que concurren todos los requisitos para acceder a la extradición y lograr que sean cumplidas las penas impuestas por la Corte de Roma»

Las otras víctimas italo chilenas por el cual está en curso este proceso de extradición son Omar Roberto Venturelli Leonelli (31), ex sacerdote, militante del MIR, detenido el 25 de septiembre de 1973; Juan Bosco Maino Canales (27) militante del MAPU, estudiante y detenido el 26 de mayo de 1976, y Jaime Patricio Donato Avendaño (41) miembro del Comité Central del Partido Comunista, mecánico electricista, detenido el 5 de mayo de 1976.

En 1998, a instancias de los familiares de las víctimas, la justicia italiana inició la investigación en torno a este proceso y sólo después de 20 años la Corte Suprema de Italia emitió un fallo en el cual condenó a cadena perpetua a 24 genocidas latinoamericanos implicados en la Operación Cóndor.