Ahora sí que la Católica se puede probar la corona

Tras imponerse por la cuenta mínima a O´Higgins, la UC necesita rescatar un punto en Temuco para dar la vuelta olímpica. Incluso perdiendo, le bastaría que la U. de Conce no gane en el Monumental.

En un partido poco vistoso, la Universidad Católica venció merecidamente a O´Higgins, equipo que llegó a San Carlos con la misión de sumar para seguir con reales posibilidades de clasificar a la Copa Sudamericana.Pero fue la UC la que tenía mayores obligaciones, pues un triunfo la dejaba con la primera opción para conseguir la gloria.

Si bien O´Higgins no se refugió, fue la Católica el equipo que tuvo el control del juego, generándose las ocasiones más claras, con José Pedro Fuenzalida como su jugador más importante, ya no como lateral o puntero, sino que como un volante de libre recorrido. Fue el Chapa el factor de desequilibrio, generándose las ocasiones más claras para convertir.

Pero antes de su gol el árbitro Tobar desestimó dos manos claras dentro de las áreas, una para cada equipo. Aunque sí sancionó pena máxima por una falta sobre Sacha Sáez cuando se cumplía la media hora de juego. Luciano Aued, que había acertado sus cinco penales en el certamen, no estuvo fino en la ejecución y Miguel Pinto pudo estirar el suspenso.

Católica sintió el golpe psicológico en los siguientes minutos y O´Higgins aprovechó la coyuntura para aproximarse al arco de Dituro, que vio cómo un tiro libre de Ramón Fernández pasaba muy cerca de la portería, en la ocasión más clara que tuvieron los rancagüinos en todo el partido.

Y cuando parecía que el primer tiempo finalizaba sin goles, apareció el Chapa para provocar la explosión en San Carlos. Fuenzalida recibió un pase del resistido Christián Vilches, amortiguó de pecho y con calidad envió el balón a la red (47´). Católica se iba a los vestuarios con la primera misión cumplida: abrir la cuenta.

En el complemento la UC, fiel a su estilo en la temporada, protegió la ventaja como si se tratara de un título, aunque sin renunciar a la posibilidad de estirar el marcador. O´Higgins no aprovechó los metros de cancha que le cedió Católica, porque si bien tuvo aproximaciones, nunca logró inquietar a Dituro, arquero que contó con la seguridad de una retaguardia que jugó inspirada, futbolistas que incluso no tuvieron ninguna clase de complejos para reventar el balón cuando la maniobra lo sugería.

En los últimos minutos los rancagüinos buscaron con centros, pero jamás encontraron a los receptores para finalizar las jugadas. San Carlos era una verdadera fiesta, que celebró y se emocionó con el ingreso del capitán Cristián Álvarez, emblema cruzado que jugó sus últimos minutos como profesional en su estadio.

En un segundo tiempo que casi no tuvo llegadas, la UC supo cerrar un partido que la deja muy cerca de alcanzar su estrella número 13. Para eso necesita sumar un punto en su visita a Temuco, equipo que se jugará la vida para continuar en la categoría.

Pormenores

Estadio San Carlos de Apoquindo
Público: 12.687 espectadores controlados
Árbitro: Roberto Tobar

U. Católica (1): M. Dituro; R. Rebolledo, G. Lanaro, B. Kuscevic, G. Voboril; I. Saavedra, L. Aued; J. P. Fuenzalida (86′, J. Carreño), D. Buonanotte (90’+1′, C. Álvarez), A. Vilches (61′, M. Bolados); S. Sáez.
DT: B. San José.

O’Higgins (0): M. Pinto; A. Márquez, A. Acevedo, J. Fuentes, R. Cereceda; T. Alarcón; A. Gutiérrez (46′, R. Osorio), N. Oroz, R. Fernández (74′, J. C. Espinoza), M. Salas (61′, H. Herrera); N. Mazzola.
DT: M. A. Figueroa.

Gol: 1-0, 45’+2′, Fuenzalida (UC).

Tarjetas amarillas: Saavedra, Lanaro (se pierde el próximo partido) y Sáez (UC); Fuentes, Pinto, Alarcón, Márquez (OH).

Para salir campeón la UC necesita: Ganar o empatar en Temuco. Y si pierde, que la U. de Concepción no le gane a ColoColo en el Monumental.

Para forzar una final la U. de Conce necesita: Ganar a ColoColo en el Monumental y que la UC pierda en su visita a Temuco.