Al menos 60 muertos deja naufragio de migrantes en Italia

La barcaza que provenía de Turquía explotó frente a las costas de Crotone.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: AGENCIAS

Las autoridades italianas recuperaron unos 60 cadáveres y rescataron a otras 80 personas después de que la barcaza en que llegaban a la costa de Crotone explotara con más de 200 personas a bordo.

El viaje ilegal partió hace cuatro días desde Turquía, y según la policía local, no se descarta que el número de muertos llegue al centenar, considerando los testimonios de sobrevivientes.

Entre los fallecidos figura un recién nacido y al menos otros 18 niños, cuyos cuerpos quedaron repartidos a lo largo de varios kilómetros en la costa de la región de Calabria, en las inmediaciones de la playa de Steccato.

Aunque en un primer momento se creyó que la barca se partió tras chocar con unas rocas, los supervivientes explicaron que el motor que la empujaba explotó en mitad de la noche, causando decenas de heridos y, finalmente, haciendo añicos el bote.

Las autoridades italianas ya conocían la existencia de esta embarcación desde ayer, cuando fueron alertadas por un helicóptero de una patrulla de la agencia Frontex, según reveló el diario La Repubblica.

Tras la llamada, un dispositivo salió en su búsqueda, pero las condiciones agitadas del mar y la oscuridad impidieron seguir las operaciones y obligaron a los agentes a volver a tierra.

Los supervivientes llegaron por sus propios medios a la costa, donde fueron atendidos por la Guardia Costera y la Cruz Roja. Una veintena de ellos han sido trasladados al hospital de Crotone, mientras que el resto permanece en un albergue.

La gran mayoría, todos menores de 30 años, provienen de Irán, Pakistán y Afganistán, y partieron hacia Italia desde el puerto de la localidad de Smirne, en el extremo occidental de Turquía.

Las autoridades italianas temen que el número de víctimas aumente, por la cantidad de desaparecidos.

“Es una enésima tragedia en el Mediterráneo que no puede dejar a ninguno indiferente”, lamentó el presidente de la República italiana, Sergio Matterella, en un comunicado. El mandatario apuntó que “es indispensable que la Unión Europea asuma finalmente la responsabilidad de gobernar el fenómeno migratorio para liberarlo de los traficantes de seres humanos”.

El nuevo naufragio tiene lugar apenas días después de la adopción en el Parlamento italiano de unas controversiales nuevas reglas sobre el rescate de migrantes impulsadas por el gobierno dominado por la extrema derecha.

La jefa de gobierno Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia, llegó al poder en octubre en una coalición tras haber prometido que reduciría el número de migrantes que llega al país.

La nueva ley obliga a los barcos humanitarios a efectuar un solo rescate por salida al mar, lo que según los críticos aumenta el riesgo de muertes en el Mediterráneo central, considerado como la travesía más peligrosa del mundo para los migrantes.

Al menos 60 muertos deja naufragio de migrantes en Italia

La barcaza que provenía de Turquía explotó frente a las costas de Crotone.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: AGENCIAS

Las autoridades italianas recuperaron unos 60 cadáveres y rescataron a otras 80 personas después de que la barcaza en que llegaban a la costa de Crotone explotara con más de 200 personas a bordo.

El viaje ilegal partió hace cuatro días desde Turquía, y según la policía local, no se descarta que el número de muertos llegue al centenar, considerando los testimonios de sobrevivientes.

Entre los fallecidos figura un recién nacido y al menos otros 18 niños, cuyos cuerpos quedaron repartidos a lo largo de varios kilómetros en la costa de la región de Calabria, en las inmediaciones de la playa de Steccato.

Aunque en un primer momento se creyó que la barca se partió tras chocar con unas rocas, los supervivientes explicaron que el motor que la empujaba explotó en mitad de la noche, causando decenas de heridos y, finalmente, haciendo añicos el bote.

Las autoridades italianas ya conocían la existencia de esta embarcación desde ayer, cuando fueron alertadas por un helicóptero de una patrulla de la agencia Frontex, según reveló el diario La Repubblica.

Tras la llamada, un dispositivo salió en su búsqueda, pero las condiciones agitadas del mar y la oscuridad impidieron seguir las operaciones y obligaron a los agentes a volver a tierra.

Los supervivientes llegaron por sus propios medios a la costa, donde fueron atendidos por la Guardia Costera y la Cruz Roja. Una veintena de ellos han sido trasladados al hospital de Crotone, mientras que el resto permanece en un albergue.

La gran mayoría, todos menores de 30 años, provienen de Irán, Pakistán y Afganistán, y partieron hacia Italia desde el puerto de la localidad de Smirne, en el extremo occidental de Turquía.

“Es una enésima tragedia en el Mediterráneo que no puede dejar a ninguno indiferente”, lamentó el presidente de la República italiana, Sergio Matterella, en un comunicado. El mandatario apuntó que “es indispensable que la Unión Europea asuma finalmente la responsabilidad de gobernar el fenómeno migratorio para liberarlo de los traficantes de seres humanos”.

El nuevo naufragio tiene lugar apenas días después de la adopción en el Parlamento italiano de unas controversiales nuevas reglas sobre el rescate de migrantes impulsadas por el gobierno dominado por la extrema derecha.

La jefa de gobierno Giorgia Meloni, líder del partido Hermanos de Italia, llegó al poder en octubre en una coalición tras haber prometido que reduciría el número de migrantes que llega al país.

La nueva ley obliga a los barcos humanitarios a efectuar un solo rescate por salida al mar, lo que según los críticos aumenta el riesgo de muertes en el Mediterráneo central, considerado como la travesía más peligrosa del mundo para los migrantes.