Alcalde que defraudó al Fisco, condenado a cinco años de “libertad vigilada”

Quien recibió la cruel e inhumana pena fue Alvaro Berger, ex alcalde del municipio de Puerto Varas, quien, con el pretexto de “estrechar lazos y promover el intercambio turístico”, se dio unas regias vacaciones en Bariloche junto a su esposa y una numerosa comitiva con dineros del Estado.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Alvaro Berger, ex alcalde socialista en el municipio de Puerto Varas, fue condenado a la cruel e inhumana pena de cinco años de libertad vigilada, por costearse él, su esposa y una numerosa comitiva, unas vacaciones de lujo en Bariloche, Argentina, con platas del Estado.

Se concluyó, en definitiva, que el ex edil había cometido fraude al Fisco, pero como estamos en Chile y no en un país serio y decente, la “libertad vigilada” a Berger le salió bastante barata. Con mayor razón si se observa que primero había sido condenado a cinco años de presidio mínimo, pero el generoso y comprensivo Tribunal Oral en lo Penal de Puerto Montt decidió aplicarle la pena sustitutiva ya consignada.

Obviamente que aquello de la “libertad vigilada” es otra entelequia, un eufemismo para decir que un sinvergüenza (otro más) salió libre de polvo y paja. Berger puede andar por donde quiera e ir donde se le ocurra, porque nadie lo estará vigilando.

Tampoco económicamente le salió tan gravoso. Pagando la mitad de lo que defraudó, Alvaro Berger va a cumplir con la pena que se le anexó.

Berger, su esposa y comitiva, viajaron a Bariloche supuestamente para sellar lazos turísticos entre la ciudad argentina y Puerto Varas. Sin embargo, ello nunca ocurrió. Jamás tuvo lugar alguna reunión, entre otras cosas porque por esos días en el país vecino se desarrollaba un proceso eleccionario.

En resumen, bajo el pretexto de reuniones de trabajo, el ex alcalde de Puerto Varas y sus acompañantes se dieron unas vacaciones soñadas con dinero de todos nosotros.