Alexis: ¿espejismo o realidad?

Es toda una incógnita determinar si el gran futbolista que juega diez minutos en el Inter será capaz de lucir durante 90 en la Selección. La suplencia lo tiene molesto y malhumorado, y el cuerpo técnico nacional tendrá que realizar una muy buena tarea para levantarlo.

Por GERARDO SILVA 

Se hace difícil cuantificar el nivel futbolístico actual de Alexis Sánchez, uno de nuestros principales futbolistas. Observamos por televisión algunas de sus intervenciones más destacadas de cada partido en que participa en el torneo italiano y muestra acciones muy vistosas e interesantes, incluso valiosas para que su equipo termine ganando.

Eso, por un lado. Por otro, tenemos que ser muy consecuentes y entender que la participación de Alexis Sánchez en el último tiempo en el calcio italiano no es la que quisiéramos. Sencillamente, no es titular en su equipo, un aspecto no menor. Su técnico ha manifestado en diversas oportunidades alguna de las debilidades de Alexis y también sus virtudes. No sé si se trata de declaraciones objetivas u oportunistas. Lo que sí tengo muy claro es que Alexis es suplente y que esa situación debe ser del todo preocupante para nuestro seleccionador nacional.

En el último encuentro, nuestro principal referente de ataque jugó escasos diez minutos y se le vio en un nivel sobresaliente. Así lo manifestaron diferentes medios destacando su buen momento. Pero ¿qué pasa con los 80 minutos restantes?, ¿llegará en su mejor condición cuando sea requerido por nuestro seleccionador nacional,  Martín Lasarte?

Debemos ser conscientes de que debe estar bien físicamente; sin lugar a dudas, ¡se le ve bastante bien! Sin embargo, desde lo futbolístico quedan algunas dudas: ¿será capaz de mantener ese nivel mostrado durante diez minutos en los 90 que debiera jugar por nuestra selección? 

Por esta razón pienso que debemos tener un optimismo moderado, y el cuerpo técnico nacional tendrá que evaluar con especial cuidado su participación. Alexis ya no es un niño. Es un jugador con bastante recorrido, muy golpeado en su integridad física y también en lo psicológico. Mentalmente está contrariado, molesto y malhumorado; es cuestión de ver cómo se retiró del campo de juego una vez terminado su último partido. Definitivamente, la suplencia no lo tiene para nada feliz. Habrá, entonces, que trabajar de manera integral: buena tarea para el equipo técnico multidisciplinario de nuestra selección.

A Sánchez lo queremos ver feliz y rendidor en el campo de juego. Por todo lo dicho, no podemos hacer caso omiso a los pocos minutos de juego que tiene en el cuerpo. En una fecha doble por las Clasificatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar puede resultar sobreexigido y lastimado. 

Ojalá en los próximos encuentros pueda sumar una cantidad importante de minutos. El Inter de Milán está pasando por un excelente momento futbolístico, está puntero y es serio candidato para titularse campeón del calcio italiano. Y en esta dinámica, Alexis solo es considerado desde atrás para resolver y generar cosas importantes para su equipo. En la presente temporada de esa manera ha sido requerido. 

Esperemos que pronto sea considerado  titular, mantenga la confianza y el buen rendimiento que muestra en los minutos que juega y tengamos a un Alexis en su mejor momento para los requerimientos de Lasarte y para las necesidades urgentes de puntos que nuestra selección necesita para seguir ilusionados con la clasificación al próximo Mundial.