ANFP: Mentiras tras mentiras…

Las políticas de la Asociación Nacional de Fútbol, más allá de algunas medidas parafernálicas -como la famosa auditoría forense-, se acercan a la administración de Sergio Jadue, no porque Arturo Salah y su equipo pretendan robar a manos llenas, como sus predecesores, sino porque muchas veces en sus discursos la verdad brilla por su ausencia…

Justo antes de que arrancara el duelo clasificatorio entre Chile y Bolivia, en el Estadio Monumental (triste 0-0), se me acercó Hugo Muñoz, directivo de la ANFP, y con cara muy seria -sin ser amenazante-, me dijo: “Ya verá, señor Sotomayor, de que a fin de año se producirán cambios importantes en la Asociación…”

El diálogo fue breve y apuntaba a un debate que sostuve hace algunos meses, en Radio Bío Bío, precisamente con Muñoz. Mi posición es simple y se resume en que este directorio no hará la cirugía mayor que requiere el organismo después de sufrir el mayor desfalco de su historia, bajo la administración de Sergio Jadue.

¿La razón? Porque quienes están en la testera del edificio en Quilín, en su gran mayoría, recibieron beneficios a manos llenas de parte de Jadue, jamás cuestionaron su administración y, en el caso de San Luis y de Iquique, hasta integraron la mesa del calerano. Ahora, increíblemente, mantienen representantes en el directorio, a través de Gaspar Goycoolea y de Juan Carlos Silva.

En otras palabras: el grupo que encabeza Arturo Salah es más de lo mismo y, más allá de algunos anuncios rimbombantes y acciones más efectistas que efectivas, mantendrá el statu quo y no asomarán investigaciones serias y menos castigos o sanciones a los responsables del fraude planificado por Jadue y sus cómplices.

Varela y Jaque, en la Fifa

Fundamento: dos pilares en la anterior administración, hombres muy cercanos a Sergio Jadue y conocedores de los pasos públicos y clandestinos que daba el ex presidente del fútbol chileno, siguen en la FIFA… ¡representando a nuestro país en diversas comisiones! Se trata de Cristián Varela y de Nibaldo Jaque.

Consultado Salah sobre esta auténtica aberración, se limitó a responder que la ANFP ya avisó a Suiza que ambos personeros no pertenecen al actual directorio, ergo no representan a nadie, excepto a ellos mismos. Lo curioso es que ambos siguen en los respectivos organigramas, recibiendo las prebendas y dietas que suelen ser muy generosas de parte de la FIFA.

Cuando Jadue se empoderó en el cargo, uno de sus primeros movimientos fue presionar a Zurich para borrar de su staff a Harold Mayne-Nicholls, algo que el calerano consiguió en tiempo récord: se movió, hizo llamados, apretó las teclas correctas y Mayne-Nicholls se convirtió en historia… Salah y sus directores, ¿han actuado con la misma celeridad y firmeza? No.

Ojo, también aparece representándonos Alfredo Asfura, otro que bien baila en los laberintos del poder, responsable de colocar a Jadue como uno de los vicepresidentes de la Conmebol, gestión que repitió con… Arturo Salah.

El contrato del Canal del Fútbol (CDF) con la empresa ChileFilms (en la cual Varela aún tiene intereses) tampoco es tema. No profundizaré cómo él y su familia se convirtieron en controladores de una compañía que tenía una fuerte participación estatal, para luego ser privatizada durante los estertores de la dictadura de Pinochet (específicamente, en 1989). Lo que sí quiero hacer ver es que el contrato entre el CDF y ChileFilms se firmó y consolidó cuando Varela era director de la ANFP, es decir, un flagrante conflicto de interés, del que nadie, aún, quiere hacerse cargo.

El “hombre de goma”

Más arriba mencioné el nombre de Gaspar Goycoolea. Este personero tiene una interesante trayectoria en el fútbol chileno: dijo que apoyaría a MayneNicholls y terminó muy ligado a Jadue; enterrado el calerano, aparece en el equipo de Salah. Así, sin pudicia ni escalas intermedias. Un auténtico saltimbanqui, un verdadero hombre de goma para cualquier circo.

Extraigo un fragmento de un artículo que escribí hace unos meses en la revista El Ágora: “Uno de los hombres fuertes del actual directorio es Gaspar Goycoolea, quien también pertenece al grupo de accionistas del club quillotano (San Luis). Esta institución, con el mismo Goycoolea en su presidencia, respaldó a Jadue a través de otro de sus directores: Jaime Baeza, quien intercedió hasta en la compra de una propiedad para el calerano en la localidad de La Cruz (según certifica el libro “Juego Sucio”, de los periodistas Fernando Tapia y Francisco Sagredo)”.

Ahora, Goycoolea se suma a las voces que advierten “sobre cambios profundos en la ANFP”, “investigaciones hasta las últimas consecuencias…” Una nueva rutina contorsionista, con toda seguridad.

¿Y mi interlocutor del monumental?

Don Hugo, ex árbitro profesional, asumió casi de manera personal el tema de la limpieza y de la transparencia de la ANFP. “Ya verá cambios”, me repitió en la citada entrevista en Bío Bío y, luego, personalmente, en el Monumental.

Un detalle, eso sí: para hacerse cargo de una tarea así, hay que predicar con el ejemplo. Hace algunas semanas, Hugo Muñoz sostuvo una fuerte discusión con Miguel Nasur en la sede de la ANFP. Los gritos, cuentan algunos testigos, eran perceptibles casi desde la Avenida Quilín.

Uno o dos días después del incidente, la Asociación emitió la siguiente declaración oficial en su página web, bajo el título “Directorio de la ANFP aclara trascendidos de prensa: “Respecto a trascendidos que indican que miembros del directorio de la ANFP participaron en un altercado con el Presidente de Santiago Morning, Sr. Miguel Nasur, queremos aclarar que es completamente falso.

El Señor Nasur ni siquiera ha estado presente en las oficinas de la Corporación durante los últimos días. Lamentamos que se difundan versiones sin ser chequeadas y con una clara intención de desinformar”. Así, sin siquiera arrugarse, el directorio de Salah (incluyo a Muñoz, obviamente) redactó un comunicado-mentira oficial, sin que hasta el momento haya algún viso de desmentido…

Este análisis también lo puedes leer en el periódico Cambio 21.