Angel Botto: “A mí también me presionaron Jorge Segovia y Sergio Jadue”

El ex presidente del Tribunal de Penalidades de la ANFP desclasificó en el programa La Tribuna, de Radio Inicia, situaciones conflictivas vividas con ambos ex dirigentes del fútbol chileno.

Ángel Botto parte diciendo que, a su juicio, Sergio Jadue no era más que un corifeo de Jorge Segovia. “El estilo de Jadue era así”, señala, refiriéndose a las declaraciones del ex profesor de los árbitros, Carlos Chandía, quien acusó al ex presidente de la Federación y la ANFP de querer perjudicar a Santiago Wanderers y Everton por medio de los jueces, “porque ya no son mis amigos”. Y agrega que actuaba de esa manera “no sólo en lo que concernía al arbitraje, sino que a todo el fútbol chileno, quería controlarlo todo y a todos, en una especie de autocracia, pero que se la copió a Segovia”.

Y el ex presidente del Tribunal de Penalidades no duda en lanzar la granada: “Yo también recibí presiones de Segovia y Jadue”, señala a los panelistas del programa deportivo La Tribuna, de Radio Inicia.

Recordemos que una vez que Sergio Jadue fue elegido para encabezar el fútbol chileno, nombró de inmediato a Jorge Segovia, entonces titular de Unión Española, como segundo vicepresidente de la ANFP, presidente del Canal del Fútbol y del Instituto Nacional del Fútbol, INAF.

“A mí me tocó sufrir mucho la presión de Segovia para instancias de carácter institucional, no en relación a partidos de fútbol, y cuando Segovia quería algo no dudaba en decirlo abiertamente o indirectamente o a través de testaferros”.

En cuanto a la denuncia de Chandía, Botto señala que “no lo escuché directamente, pero los comentarios estaban en el aire. Pero como yo ya tenía la experiencia personal de la presión que Jadue hizo sobre el Tribunal de Disciplina en varias oportunidades para que éste tomara decisiones favorables a sus intereses, no me extraña que lo haya hecho también con los árbitros”.

“Yo las presiones las rechacé e, incluso, algunas decisiones fueron contrarias a lo que ellos querían”, agrega, y cuenta que “se me amenazó con llevarme al Consejo de Presidentes y entrar solo a la reunión, a lo que me negué, aduciendo que no entraría si no contaba con uno o dos testigos”. “Y esa era una norma, explica, porque nunca fui a una reunión oficial o extraoficial con algún dirigente si no iba con alguien que sirviera de testigo de la conversación”.

Revisa la entrevista en La Tribuna.