Apareció por fin el Colo Colo de Guede

El cuadro albo superó en forma clara e inobjetable a la U en el Monumental, recinto que se está transformando en todo un trauma para los azules. Fue 2 a 0, pero nadie habría podido objetar nada si el triunfo del Cacique hubiese concluido en goleada.

Pocas veces un Superclásico había llegado con los dos rivales en un momento tan mediocre. Pocas veces la U, pese a esa mediocridad, llegaba mejor aspectada al recinto de Pedrero: Colo Colo, en siete fechas del campeonato, no había podido ganar en su reducto. Ratificando, sin embargo, esa máxima futbolera que señala que estos partidos son distintos, que no tiene mayor importancia el momento que uno y otro vivan, Colo Colo se alzó con una victoria tan resonante como contundente, puesto que soslayando sus claras limitaciones sometió a su rival con una personalidad, un temperamento y una autoridad, que hizo ver a su rival muy poquita cosa.

Fue 2 a 0, pero visto lo ocurrido en el Estadio Monumental, a nadie le hubiera extrañado que el Cacique se hubiera quedado con los puntos con una goleada de proporciones, de esas que pocas veces, además, se ven en este tipo de confrontes.

“No pudimos competir”, dijo al término de los 90 minutos un cariacontecido Víctor Castañeda, director técnico azul, quien agregó que “nos superaron en forma claray no tenemos nada que argumentar para intentar explicar lo mal que jugamos”.

Es verdad. Salvo unos minutos iniciales, en que hubo un manifiesto equilibrio de fuerzas, pasó a predominar Colo Colo, que contó con el sacrificio y la entrega de todos para pelear cada balón como si fuera el último, cada metro de terreno como si se tratara de defender o de invadir una fortaleza aunque hubiera que traspasar un campo minado.

Colo Colo, por fin, pudo marcar “a lo Guede” sin caer en groseros errores ni en ostensibles desequilibrios. Desarticuló a su rival, no lo dejó nunca prosperar, y ya con el balón en su poder, supo darle siempre un destino veloz, claro y directo.

ColoColo_UdeChile_Superclasico5

En el Cacique no hubo puntos bajos, destacando sin embargo lo hecho por Martín Rodríguez, dolor de cabeza constante para la defensa azul. En la U, en cambio, cuesta encontrar alguien que haya podido superar la increíble chatura de un equipo al que el visitar el Monumental le está resultando todo un trauma.

Cuando Colo Colo ya era mejor, Barroso abrió la cuenta con certero cabezazo aprovechando la salida en falso de Johnny Herrera. Y recién comenzado el segundo tiempo, cuando se esperaba la reacción de la U, Martín Rodríguez culminó una jugada notable, enque prácticamente la tocaron todos los jugadores albos sin que ningún azul tuviera la adecuada respuesta.

A partir de ese momento, el partido fue una expresión futbolística maciza de Colo Colo, que pudo anotar perfectamente tres o cuatro goles más. Se lo perdieron en forma increíble Zaldivia y Fierro, y Herrera, en cierta medida, se reivindicó desviando en forma notable dos remates de Fernández que tenían por destino la red.

¿Qué produjo la U en cambio en el área de Villar? Prácticamente nada, Apenas un cabezazo débil de Contreras, al comienzo del partido, que el paraguaya atrapó sin dificultades.

El resultado, claro e inobjetable, provocó el contraste habitual de este tipo de partidos. Mientras los jugadores de la U abandonaban la cancha cabizbajos y vencidos como pocas veces, los albos daban rienda suelta a una alegría contenida durante semanas.

ColoColo_UdeChile_Superclasico4
PORMENORES

Octava fecha
Torneo de Apertura
Estadio: Monumental.
Público: 39.602 espectadores.
Arbitro: Julio Bascuñán.

COLO COLO: Villar; Zaldivia, Barroso, Baeza; Figueroa (81´ Fierro), Valdés, Pavez, Fernández; Rivero (90+2´Ríos), Paredes, Martín Rodríguez (88´ Suazo).

U. DE CHILE: Herrera; Matías Rodríguez, Contreras, Vilches, Monzón (83´ Y. Leiva); Reyes, Martínez (46´ Carmona), Lorenzetti, Beausejour; Fernández (60´ Maturana) y Briceño.

Goles: Barroso a los 27´ (cabezazo) y Rodríguez a los 46´.

Tarjetas amarillas: En Colo Colo, Fernández, Baeza y Pavez. En la U, Martínez, Monzón, Briceño y Lorenzetti.