Apoyo transversal a entrega de nacionalidad chilena a nicaragüenses desterrados

Luego que el régimen de Daniel Ortega les quitara sus derechos a cerca de 300 personas consideradas opositoras, el Presidente Boric anunció la posibilidad de darles residencia en el país.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Luego que el Presidente de la República, Gabriel Boric, instruyera a los ministerios de Relaciones Exteriores y del Interior para que oficien los medios legales para recibir en el país a cerca de 300 nicaragüenses a quienes el régimen de Daniel Ortega les quitó la nacionalidad, la idea ha recibido apoyo transversal en Chile.

«La historia de nuestro país nos ha enseñado que la defensa de la democracia y los derechos humanos, y la solidaridad internacional entre los pueblos, trascienden las coyunturas políticas y forman parte de estándares civilizatorios esenciales para la vida en sociedad», señala el texto del comunicado donde se informó de la decisión del primer mandatario.

Por ello, de acuerdo a lo indicado por la Cancillería, «ante la reciente decisión del Estado de Nicaragua de privar de su nacionalidad y derechos políticos a más de trescientas personas nicaragüenses, identificadas como opositoras políticas, el Gobierno de Chile arbitrará los medios legales necesarios para ofrecerles la debida protección internacional».

Y agrega que se les permitirá «residir en el país y obtener la nacionalidad chilena según las normas constitucionales y legales que la regulan. El Gobierno de Chile pone a disposición esta alternativa para quienes han sido injustamente expatriados de Nicaragua y voluntariamente decidan tomarla».

El ex ministro de Relaciones Exteriores Heraldo Muñoz, manifestó este miércoles su respaldo a la medida del Presidente Boric, manifestando que «me parece una expresión de solidaridad por personas apátridas que han quedado sin nacionalidad, un derecho fundamental, por el régimen dictatorial de Nicaragua».

«Chile puede preocuparse de las prioridades nacionales, pero también de las prioridades y los asuntos internacionales. Una cosa no exime la otra, podemos hacer política exterior y también priorizar los asuntos económicos, sociales y políticos nacionales», añadió el ex secretario de Estado.

Muñoz prosiguió apuntando que «hay que preocuparse de nuestra historia, Pinochet en su momento le quitó la nacionalidad a Orlando Letelier y eso debiera ser para nosotros algo que esté muy presente, porque es parte también de nuestra historia pasada y en este caso yo apoyo decididamente lo que ha hecho el Presidente».

En tanto, el Partido Comunista comentó que «habida nuestra experiencia, (el PC) lamenta la medida de destierro de 222 ciudadanos nicaragüenses mediante proceso administrativo, como forma de resolver una situación que es de orden político, sin pretender con esta opinión, intervenir en los asuntos internos de ese país hermano».

Sin embargo, aclara que «ese tipo de medidas, que a nuestro entender constituyen atropellos a los derechos humanos, fue aplicado a centenares y miles de chilenos y chilenas bajo la dictadura civil-militar de Pinochet y la derecha, que no tienen hoy calidad moral para pretender denostar, con el desparpajo que lo hacen, al actual gobierno de Nicaragua».

«Reafirmamos nuestra irrestricta defensa de los derechos humanos, como hemos hecho durante toda nuestra historia, al tiempo que enarbolamos el derecho inalienable de cada pueblo y país a su autodeterminación, libre de toda injerencia externa, en el marco establecido por la carta de derechos fundamentales de Naciones Unidas», añade, para señalar, finalmente, que «Chile ha tenido históricamente, salvo durante la dictadura civil-militar, una reconocida política exterior de asilo a perseguidos políticos y esperamos esto se mantenga no dejando a algunos pueblos en desmedro de otros».