ATP Finals: partió el Masters

En el espectacular estadio cerrado Pala Alpitour de Turín, Italia, se dio inicio al torneo entre los ocho mejores tenistas del año y las mejores ocho parejas de dobles.

Por SERGIO RIED / Fotos: AGENCIAS

Desde 1970 que se disputa el ATP Finals, torneo que ha desfilado por distintos escenarios y diferentes países y pistas, para consagrar al mejor singlista y la mejor dupla de cada año.

Divididos en dos grupos de cuatro jugadores cada uno, los singlistas quedaron ubicados, de acuerdo a su ranking final de este año 2023, de la siguiente manera:

Grupo Verde: Novak Djokovic, Jannik Sinner, Stefanos Tsitsipas y Holger Rune.

Grupo Rojo: Carlos Alcaraz, Daniil Medvedev, Andrey Rublev y Alexander Zverev.

El primer encuentro del apasionante torneo tuvo como primer ganador a uno de los favoritos para ceñirse la corona, el italiano Sinner (foto principal), quien venció de manera convincente al griego Tsitsipas por doble 6-4. Hay que consignar, eso sí, que hasta último momento se dudaba si el helénico se presentaría, pues en la víspera, entrenando con Alcaraz, sufrió una lesión y tuvo que retirarse.

Incluso se daba por seguro que entraría en su lugar el primer reserva, el polaco Hubert Hurkacz, quien sólo por sentarse en la banca durante toda la semana recibe la nada despreciable suma de 152.500 dólares.

Aunque aún podría entrar en lugar de Tsitsipas si este acusa un recrudecimiento de su dolencia.

EL IRROMPIBLE DJOKOVIC

En el segundo encuentro de la jornada inaugural, se enfrentaron el campeón del año pasado, Novak Djokovic contra el danés Holger Rune, el “chico malo” del circuito, que puede deslumbrar o decepcionar, según su estado de ánimo. Y en esta noche turinesa estaba iluminado, al extremo de tener al número 1 del mundo contra las cuerdas.

Dos tie breaks, uno para cada uno, dieron lugar a un desequilibrio que solamente llegó en el tercer set, que contra lo esperado se definió por 6-3 en favor del serbio.

En la primera manga fue el danés el que tuvo que remar desde atrás para recuperar un quiebre y darle alcance a Djokovic, para llegar al tie break, que finalmente se definió por 7-4 en favor del serbio.

El segundo set fue idéntico al primero, pero al revés, porque fue “Nole” el que tuvo que remontar para recuperar la pérdida de su servicio en el séptimo game y llegar a la definición por puntos. Definición que fue una pesadilla, porque por primera vez en su carrera se vio 6-0 abajo, para finalmente rescatar un punto y sucumbir por 7-1 y salvarse de un ignominioso 7-0.

EL DESENLACE

Cuando se pensaba que, a juzgar por el gran tie break que jugó Rune la balanza se inclinaría a su favor, vino su desconcierto, su desconcentración y su caída libre, que en un abrir y cerrar de ojos lo puso 2-5 abajo. Reclamos al árbitro, señales de impotencia a su banca y obviamente la pérdida del set y el partido por 6-3.

Rune se suma así a la larga lista de los que “tuvieron ganado” a Djokovic y finalmente no pudieron conseguirlo. Y es que el serbio, a los 36 años, sigue tan irrompible como a los 20.

Clase, que le llaman.