Aunque bastante tarde, siguen cayendo violadores de los DDHH en nuestro país

Joel Bladimiro Esquivel Contreras, de la ex tenencia de Carabineros Sumar (hoy San Joaquín), fue condenado a 10 años de cárcel por el secuestro y asesinato del obrero Vicente del Carmen Vidal, hecho ocurrido en octubre de 1973.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO EL DESCONCIERTO

A 10 años de presidio mayor en su grado mínimo, como autor del delito de secuestro calificado, en grado de consumado, fue condenado el ex oficial de Carabineros Joel Bladimiro Esquivel Contreras.

El fallo fue pronunciado por la Corte de Apelaciones de San Miguel.

En la fecha de los hechos investigados y juzgados, Joel Bladimiro Esquivel Contreras era el oficial superior de la Tenencia de Carabineros Sumar (actual San Joaquín), y fue sindicado como jefe del operativo que culminó con el secuestro del obrero Vicente del Carmen Vidal Paredes, cometido a contar del 5 de octubre de 1973.

De esta manera, la Segunda Sala del tribunal de alzada confirmó la sentencia de primera instancia dictada por la ministra en visita extraordinaria Marianela Cifuentes, en septiembre pasado, manteniendo la condena al acusado como responsable por el crimen.

La defensa había solicitado la absolución del acusado. Los querellantes, de elevar la pena. Ellos argumentaron que, en su calidad de funcionario público, la pena debía ser incluso más gravosa.

Por no existir en su contra pruebas contundentes del delito, el tribunal decidió absolver a José Segundo Fuentes Peña y Luis Antonio Vásquez Ramírez, también funcionarios de Carabineros, de la acusación en su contra como autores del secuestro de la víctima.

El abogado querellante Francisco Bustos, del Estudio Jurídico Caucoto Abogados, señaló que «nos encontramos conformes con la sentencia al confirmar íntegramente lo resuelto por la ministra Cifuentes. En el Derecho penal internacional la responsabilidad no disminuye, sino que precisamente aumenta con la distancia de los hechos. En este caso, se reconoció la calidad de autor mediato del oficial condenado Esquivel Contreras, toda vez que por su jerarquía y mando efectivo tuvo el dominio del hecho, de modo que es responsable de los crímenes que ejecutaron sus subordinados. En este caso, pedimos la aplicación de una agravante, que resultó rechazada, pero seguiremos insistiendo en que la calidad de funcionario público debe considerarse para aumentar la responsabilidad».

De acuerdo a la investigación sustanciada por la ministra Cifuentes, se pudo establecer que Vicente Vidal Paredes fue detenido el 5 de octubre de 1973, en horas de la noche, en el marco de un allanamiento efectuado en la Población Aníbal Pinto, de la comuna de San Joaquín, a manos de funcionarios policiales.

En ese mismo procedimiento fueron detenidos también los pobladores Luis Enrique Pinto Lillo, Roberto Muñoz Candia, Juan Darío Villagra González y Miguel Ángel Villagra González, todos trasladados a la citada tenencia, lugar en que fueron sometidos a malos tratos.

Posteriormente, Vicente Vidal Paredes, en lugar de ser puesto a disposición de la autoridad judicial o administrativa correspondiente, fue ejecutado en las inmediaciones de la citada unidad policial, mediante siete impactos de proyectil balístico en cráneo y tórax, siendo abandonado su cuerpo en el Zanjón de La Aguada.