Balance de incendios forestales: 431 mil hectáreas afectadas en 6.947 eventos

“Hay que terminar con la impunidad, tiene que haber más inteligencia, más foco de las instituciones policiales y la fiscalía en esta dimensión”, enfatizó el ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela.

Por EL ÁGORA / Foto: MINAGRI

En el balance de la temporada de incendios forestales 2022-2023, preparado por la Conaf, se detalla que se dispuso de 265 brigadas integradas por 2.369 personas, 74 aeronaves (41 helicópteros, 26 aviones cisterna, tres aeronaves de coordinación y cuatro tanqueros), para combatir 6.947 eventos que afectaron 431 mil hectáreas y que dejaron un lamentable registro de 26 personas fallecidas.

Según datos entregados por la Conaf, a través de sus Unidades de Análisis y Diagnóstico (UAD), de los 1.769 incendios investigados durante la temporada 2022-2023, la situación de causalidad a nivel nacional es la siguiente: accidental con un 63% (1.113 incendios), intencional con un 35% (618), desconocida con un 2% (38), natural con un 0% del total a la fecha y con 12 eventos que se encuentran en proceso de investigación a nivel nacional.

El ministro Esteban Valenzuela fue enfático ante esta situación: “Hay que terminar con la impunidad, tiene que haber más inteligencia, más foco de las instituciones policiales y la fiscalía en esta dimensión. Nosotros, como Ministerio de Agricultura y Conaf hemos duplicado las unidades de investigación y queremos que haya mucho más cooperación público-privada, entre Conaf y Corma (Corporación de la Madera) y este año vamos a contar con más brigadistas. Queremos implementar más brigadas nocturnas y estamos trabajando con la Fuerza Aérea para tener más aeronaves”.

En la misma línea, el presidente de la Corma, Juan José Ugarte sostuvo que “el balance nos entrega desafíos tremendos. Primero, el de la impunidad, el ministro ha entregado cifras impactantes, que casi el 80% de los incendios investigados por Conaf en la Región del Biobío, la capital forestal de Chile, son intencionales. Y por lo mismo hemos solicitado al Fiscal Nacional y al coordinador interregional el poder agilizar estas investigaciones porque la impunidad solo alienta a estos delincuentes a seguir dañando la vida humana -26 personas fallecidas- y la naturaleza, más de 400 mil hectáreas de biodiversidad destruidas”.

“Ésta fue una temporada de incendios terrible y esto nos obliga a actuar y eso es lo que estamos haciendo. Quiero partir anunciando que se va a ver en el Senado, por fin, el segundo trámite constitucional para fortalecer la Conaf a través del Sernafor (Servicio Nacional Forestal), que le va a dar capacidades de fiscalizar y multar en un tema de no cumplimiento de normas”, complementó Esteban Valenzuela.

En tanto, el director ejecutivo de la Conaf, Christian Little, afirmó que “se requiere un Estado más fuerte en el combate de incendios. El hecho de que se haya anunciado de que Conaf se transforme desde una corporación de derecho privado a un servicio público, significa que el Estado se hace más fuerte para poder colaborar con otras instituciones como Senapred y colaboración con empresas privadas”.

Lo que se busca con esta nueva institucionalidad es reorientar y actualizar el objeto del Servicio Nacional Forestal en función de los nuevos desafíos del sector silvícola y forestal, como de las recientes normativas que se han dictado en el marco de la crisis climática. En esta línea es del todo relevante la introducción del concepto “ecosistema boscoso y xerofítico”, uno más amplio e integral, que pretende hacerse cargo de la regulación forestal con una comprensión más ecosistémica.

RECURSOS 2022-2023

El presupuesto asignado por el Estado para la prevención y control de estas emergencias fue de más de 83 mil millones de pesos. A ello se suman recursos similares de las empresas forestales, en brigadistas, aeronaves y prevención, más la participación de las Fuerzas Armadas, Bomberos, Carabineros y PDI, bajo la coordinación del Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred).

Para enfrentar la compleja temporada, Chile contó además con la colaboración internacional en el control de los mega incendios forestales, al disponer de 891 brigadistas provenientes de Argentina, España, México, Colombia, Venezuela, Ecuador, Brasil, Portugal y Francia, más los aportes en materiales de Canadá y Estados Unidos, consistente en motobombas, motosierras y mangueras.