Banco Mundial alerta sobre creciente brecha entre países ricos y pobres

Durante una reunión de ministros de Finanzas del G-20 advirtió sobre la progresiva división del mundo ante la crisis de deuda y el cambio climático.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

El presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, advirtió durante una reunión de ministros de Finanzas del G-20 que la división del mundo ante la crisis de deuda y el cambio climático agravaría la pobreza.

Durante el enclave que se lleva a cabo en India, Banga dijo que la brecha entre países ricos y en desarrollo crece día a día.

“Lo que me quita el sueño es la desconfianza que separa silenciosamente al Norte y al Sur en un momento en que necesitamos unirnos. La frustración del Sur Global es comprensible. En muchos sentidos, están pagando el precio de nuestra prosperidad”, afirmó Banga en Gandhinagar.

Agregó que la “frustración del Sur con los países ricos genera una desconfianza que puede aumentar la división del mundo ante la creciente crisis de la deuda y el cambio climático”.

Explicó que muchas economías siguen recuperándose del doble impacto que supuso la pandemia y luego la invasión rusa de Ucrania, que en un primer momento hizo subir los precios de los combustibles y de las materias primas. Al mismo tiempo, los efectos del cambio climático empeoran la situación en los países más vulnerables.

Las conversaciones de los ministros de Finanzas y gobernadores de Bancos Centrales del G-20 en Gandhinagar se producen además un día después de que Rusia diera por terminado el acuerdo de exportación de cereales ucranianos a través del mar Negro.

El acuerdo, fundamental para el abastecimiento de alimentos en países en desarrollo, permitió exportar más de 32 millones de toneladas de granos ucranianos en el último año.

Al respecto, el gobernador del Banco Central alemán, Joachim Nagel, señaló: “Vivimos tiempos complicados; hay que recordar que Rusia se retiró el lunes de la iniciativa del mar Negro y Ucrania, y estamos aquí hablando de cómo ayudar a los países vulnerables”.

El ministro sudafricano de Finanzas, Enoch Godongwana, afirmó que la decisión rusa “podría tener un impacto en los precios de los alimentos, lo que pesará aún más en los países pobres”.