Bicampeones: la Universidad Católica sigue derribando mitos

Cuando por fin la Universidad Católica pudo sacarse la mufa ganando el Torneo de Clausura, certamen que se jugó en el primer semestre del año, el club de San Carlos de Apoquindo eligió ir por más: no se despotenció y fue el equipo con las contrataciones más productivas. Luego de tantas frustraciones que hicieron de la UC el blanco perfecto para las bromas por no alcanzar la orilla después de tanto nadar, nuevamente finaliza un certamen en lo más alto.

Esas ganas de dar vuelta el destino fueron reforzadas por los jóvenes jugadores que sostuvieron la campaña, y por los refuerzos que no vinieron a pasear a Santiago. Diego Buonanotte, el mejor jugador del certamen, le aportó a Católica esa calidad que sólo pueden entregar los jugadores distintos, esos que son capaces de amagar con la mirada y definir de sombrero ante un arquero que ya había volado algunos segundos antes.

Católica encontró en el Enano no sólo a un extraordinario jugador, sino que también a una persona que se enamoró del club y que no le interesa partir a sus 28 años, aunque la oferta sea muy buena. Eso hace pensar que el proyecto de la Copa Libertadores 2017 podría ser ambicioso. Manteniendo la columna vertebral, lo que considera la permanencia de Nicolás Castillo, más otras acertadas incrustaciones, la UC podría apostar por revertir su suerte en las últimas campañas internacionales.

Los Cruzados llegaron al Germán Becker con la tranquilidad que el título dependía de ellos. Sabían que si no recibían goles serían campeones, por lo mismo, el equipo de Mario Salas comenzó confundido, porque con el marcador inicial le alcanzaba para conseguir el objetivo, pero los jugadores se prepararon todo el año para atacar.

Luego de 15 minutos iniciales con más tensión que buen fútbol, la Universidad Católica comenzó a tomar el control del partido, generándose algunas oportunidades que se fueron muy cerca de la portería y otras conjuradas por el arquero Luis Marín.

En la segunda fracción los hinchas de Iquique se alcanzaron a ilusionar con algunas aproximaciones de Temuco, pero el equipo de Luis Landeros jamás llevó real peligro a la portería de Toselli. Los Dragones de la Primera Región necesitaban que Católica tropezara ya su vez vencer a Audax Italiano en La Florida, objetivo que finalmente cumplió, lo que sirvió para su clasificación a la Copa Libertadores, ya que los Cruzados, en su calidad de campeones, cedieron su cupo al escolta porque ya tenía asegurada su participación.

Las ilusiones iquiqueñas de jugar una finl definitivamente se disiparon con el gol de Nicolás Castillo (63´), que aprovechó un centro de Parot con un gran anticipo aéreo. La conquista acercó a la UC aún más al título, y dejó al artillero como máximo goleador del certamen, con 13 tantos, porque faltando un minuto para el final aseguró el campeonato con una impecable definición desde los doce pasos.

Universidad Católica capitalizó el título anterior ratificando con este nuevo logro que es el mejor equipo del año, saltando duras pruebas que en su momento aparecían como finales. Porque si no revertía el 0-2 ante la Unión Española en Santa Laura el sueño del Bicampeonato se esfumaba. Lo mismo sucedería si no cortaba la racha de Sebastián Beccacece, que llegó al Clásico Universitario con dos victorias al hilo. Finalmente la UC se impuso 3-0 en un Nacional vestido de azul.

Pero la verdadera final la enfrentó con mucha autoridad: venció 6-2 a Iquique. Los tres puntos logrados en Cavancha, superando a un rival al que recién le había dado caza en la tabla de posiciones, dejó la mesa servida a la UC, que pudo levantar la copa y dar una nueva vuelta olímpica,llegando con mucho oxígeno a la orilla.

PORMENORES

Estadio Germán Becker, Temuco
Público: 14.589 espectadores controlados
Árbitro: Roberto Tobar

Deportes Temuco (0): Luis Marín; Cristóbal Vergara, Luis Casanova, Joaquín Aros, Miguel Aceval; Sebastián Díaz, Cristián González, Cristián Canío; José Huentelaf, Cris Martínez; Lucas Campana (83′ Francisco Piña).
DT: Luis Landeros

Universidad Católica (2): Cristopher Toselli; Cristián Álvarez, Germán Lanaro, Guillermo Maripán, Alfonso Parot; César Fuentes, Enzo Kalinski; José Pedro Fuenzalida, Diego Buonanotte (90′ Jaime Carreño), Ricardo Noir (57′ Fernando Cordero); Nicolás Castillo.
DT: Mario Salas

Goles: 0-1: 62′ Castillo (UC); 0-2: 88′ Castillo -de penal- (UC).

Tarjetas Amarillas: Casanova y Martínez (DT);Noir y Kalinski (UC).