Bombazo de Jarry en Ginebra y caída de Tabilo en París

De dulce y agraz fue esta jornada para el tenis chileno, con un triunfazo de Nicolás Jarry sobre el noruego Casper Ruud, número 4 del mundo, en el ATP 250 de Ginebra y la derrota de Alejandro Tabilo en la tercera ronda de las qualies en Roland Garros.

Por SERGIO RIED / Foto: TWITTER

El mejor triunfo de su carrera tuvo Nicolás Jarry en la arcilla de Ginebra, al derrotar al número 4 del mundo Casper Ruud, en tres sets de miedo, avanzando a las semifinales del torneo.

Cuando el chileno perdió la primera manga por 6-3, con un solo quiebre en el fatídico «séptimo game», pareció que sería un triunfo sin sobresaltos para el noruego.

Pero Nico no pensaba lo mismo, y desde el comienzo del segundo set demostró no temerle al favorito y se plantó a punta de saques, derechazos infernales y constantes subidas a la red hasta llegar al tiebreak. Una situación no desconocida para él, que es un especialista en el juego «de las pelotitas», en los que ha ganado una cantidad tal, que en un momento llegó a ser llamado “Mister Tiebreak”. Y lo demostró ante su linajudo rival ganando la definición 7-2.

Nadie esperaba que hubiera un tercer set, pero el chileno siguió imparable y cuando todo indicaba que habría otro tiebreak, Jarry quebró el saque de Ruud en el empate a 5, para luego mantener el suyo llevándose el set por 7-5.

Ahora se viene Alexander Zverev, número 27 del mundo, a quien Nico conoce bien porque lo derrotó en Barcelona 2019, cuando el alemán era el quinto del ranking.

Gran apronte para Roland Garros, donde ya lo espera el boliviano Hugo Dellien (160º).

TABILO NO PUDO

El chileno nacido en Canadá comenzó arrasando en la qualy de Roland Garros, derrotando al italiano Luca Nardi y al croata Borna Gojo de manera contundente.

Pero cuando todo parecía indicar que pasaría el temible cedazo en la arcilla del Bois de Boulogne, sufrió un inesperado traspié en la ronda definitiva frente al italiano Andrea Vavassori (140º) por un doble 6-4.

Con este resultado quedó fuera de los 128 jugadores que integran el main draw de la mayor cita del tenis sobre polvo de ladrillo.

Aunque aún existe una pequeña opción de ser un «lucky loser» si se baja algún jugador clasificado.

A cruzar los dedos y esperar una ayuda del destino.