Brasil: Corte Suprema investigará rol de Bolsonaro en el ataque a Brasilia

El máximo tribunal aceptó investigar si el ex presidente incitó a la turba de extrema derecha a saquear el Congreso.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

La Corte Suprema de Brasil aceptó investigar si el ex presidente Jair Bolsonaro incitó a la turba de extrema derecha que saqueó el Congreso, el máximo tribunal y las oficinas presidenciales del país, una rápida escalada en la investigación que muestra que el ex mandatario podría enfrentar consecuencias legales por un movimiento extremista que ayudó a construir.

El juez Alexandre de Moraes aceptó una solicitud de la fiscalía general para incluir a Bolsonaro en la investigación más amplia, citando un video que Bolsonaro publicó en Facebook dos días después de los disturbios. En él se afirma que Luiz Inácio Lula da Silva no fue elegido en las urnas, sino por el Tribunal Supremo y la autoridad electoral de Brasil.

Pero los resultados de la elección fueron reconocidos como legales por diferentes políticos, incluidos algunos aliados de Bolsonaro, y varios gobiernos extranjeros.

Aunque Bolsonaro publicó el video después de los disturbios y lo borró por la mañana, los fiscales argumentaron que su contenido era suficiente para justificar que se investigara su conducta de antemano.

En tanto, más de 40 legisladores demócratas firmaron una carta enviada al presidente Biden, instando a la administración a revocar cualquier visa otorgada a Bolsonaro. La carta también decía que los agentes federales deberían investigar la posible financiación y organización que pudo haber ocurrido en suelo estadounidense para ayudar a llevar a cabo el ataque contra el gobierno en Brasilia.

Si bien el Departamento de Estado no lo confirmó, los legisladores y muchos informes de noticias especulan que Bolsonaro ingresó a Estados Unidos con una visa para funcionarios extranjeros.

Los analistas dicen que el futuro político de Bolsonaro y el de su movimiento de extrema derecha se vieron muy afectados por el ataque a Brasilia. Y la perspectiva política inmediata de Lula puede recibir un impulso a medida que los políticos de muchos lados y países expresen su solidaridad después de los disturbios.

Las autoridades brasileñas están investigando quién permitió a los partidarios radicales de Bolsonaro asaltar las sedes del poder en un intento de anular los resultados de las elecciones de octubre. Los objetivos incluyen a aquellos que convocaron a los alborotadores a la capital o pagaron para transportarlos, y al personal de seguridad local que pudo haberse mantenido al margen mientras se producía el caos.

En ese sentido, un ex ministro de Bolsonaro fue detenido por su conexión con el violento ataque a la capital del 8 de enero.

Anderson Torres, ex ministro de Justicia de Bolsonaro, fungía como secretario de Seguridad de la capital el día que miles de simpatizantes del líder ultraderechista arrasaron las sedes del poder público.

Torres, destituido del cargo como consecuencia del asalto, se encontraba de vacaciones en Estados Unidos, desde donde anunció a través de redes sociales que regresaría a Brasil para presentarse ante la justicia y defender su inocencia. Tras llegar la mañana del sábado, la Policía Federal cumplió con su detención.