Brasil: hacker acusa a Bolsonaro de intentar comprarlo para provocar fraude electoral

Walter Delgatti, conocido por revelar irregularidades en la operación Lava Jato, acusó al ex presidente de buscar sus servicios para cambiar los resultados de las elecciones de 2022.

Por EL ÁGORA/ Foto: TWITTER (X)

El hacker Walter Delgatti Neto, quien reveló graves y serias irregularidades en la operación anticorrupción Lava Jato, acusó al ex presidente brasileño Jair Bolsonaro de buscar contratarlo para intentar montar un fraude en las elecciones de 2022.

Delgatti dijo ante una comisión parlamentaria que investiga el alzamiento del 8 de enero, que el líder ultraderechista le pidió filtrar las redes de Justicia electoral para demostrar la supuesta fragilidad del sistema de votación brasileño.

Aseguró que fue unos tres meses antes de las elecciones ganadas por el actual mandatario, Luiz Inácio Lula da Silva, y que Bolsonaro hasta le prometió indultarlo si era detenido y condenado por esas operaciones ilegales.

Con lujo de detalles, Delgatti afirmó que Bolsonaro y algunos asesores le pidieron crear una falsa urna electrónica, que sería usada en propagandas y en la que un elector marcaría su voto por un candidato y sería registrado en favor de otro, lo cual podría “probar” que el sistema era vulnerable.

Delgatti precisó que sus citas con Bolsonaro fueron intermediadas por la diputada ultraderechista Carla Zambelli, con quien trabajaba en esa época, y que el entonces mandatario lo envió “cinco veces” al Ministerio de Defensa para discutir el asunto con expertos en informática de ese departamento.

Asimismo, afirmó que Bolsonaro le dijo que el teléfono del juez Alexandre de Moraes, presidente del Tribunal Superior Electoral, estaba intervenido y le pidió que asumiera ese delito, pues también sería indultado por eso.

Según Delgatti, esas reuniones, algunas documentadas con fotografías, fueron en la residencia oficial de la presidencia y, una vez, en la sede del gobierno.

Durante su mandato (2019-2022), Bolsonaro mantuvo una durísima campaña en contra de las urnas electrónicas que Brasil utiliza desde 1996, sin que se hayan denunciado fraudes, por la que fue juzgado en junio pasado y despojado de sus derechos políticos por ocho años.