Bullying en colegios de Chile: cómo prevenir e intervenir desde la educación socioemocional

Hace unos días se hizo viral el video de una alumna del Colegio Inglés de Talca, de 13 años, con su estremecedor relato sobre el bullying del que ha sido víctima por parte de sus compañeros.

Por CRISTIÁN CARRIÓN / Foto (referencial): ARCHIVO

Hoy los estudiantes están reflejando el estado emocional que tenemos los adultos”. Francisca Sáez, directora ejecutiva de la Corporación Educacional Eventuras, especializada en aprendizaje socioemocional, reflexiona y examina otra consecuencia del acoso escolar, que afecta a los niños y niñas que son testigos de esta forma de violencia, conocidos con el término en inglés como «bystanders».

Estos observadores pueden experimentar efectos psicológicos similares a los de las víctimas del acoso.

Ahora estoy muy asustada porque van a empezar las clases”. Hace unos días, Pía, una alumna del Colegio Inglés de Talca que pasa a octavo básico, se hizo viral con un video en redes sociales por su estremecedor relato sobre el bullying del que ha sido víctima por parte de sus compañeros.

Actualmente el padre de la menor ha anunciado acciones legales en contra del establecimiento educacional de su hija, solicitando una indemnización por daños y perjuicios, debido a que su hija ha sido víctima de bullying de manera sistemática e ininterrumpidamente durante tres años.

Lamentablemente en Chile, casos como el de la estudiante Pía, abundan. Hace unos meses los medios contaban sobre un alumno del Colegio Pumahue, quien, también de manera sistemática. sufrió de bullying e intentó suicidarse. La familia tuvo que recurrir a la justicia, que finalmente ordenó al establecimiento educacional a pagar una indemnización.

La sicóloga Francisca Sáez explica que “hay protocolos y normativas que regulan el acoso escolar o bullying y el ciberbullying, pero en varias ocasiones no resultan efectivos, ya que muchas veces los establecimientos no disponen de los recursos ni capacitaciones suficientes para abordar esta problemática, las medidas preventivas son escasas y se trata el problema una vez que ya escaló, teniendo consecuencias complejas”.

El rol de los docentes y de todo el staff académico en un colegio para detectar tempranamente un episodio de bullying o acoso escolar entre sus alumnos(as) es crucial.

“La prevención del bullying tiene tres pilares fundamentales, el primero es que haya políticas y procedimientos claros, y, esto debe existir en todos los colegios, es decir, que todos sepan cuáles son, cómo se procede y qué consecuencias traen. En segundo lugar, el staff completo del colegio (profesores, inspectores y directores) deben estar entrenados para saber cómo responder frente a estos episodios de bullying, para poder intervenir en estos casos y también para poder educar a sus estudiantes sobre esta problemática”, explica la profesional.

El rol de los padres y/o apoderados también es clave. “Es de una escucha activa, sin juzgar, es de proveer todas las condiciones para que se abran espacios de conversación abiertas y sensibles, que el niño se sienta libre de expresar sus emociones”, enfatiza.

“Por otro lado, es importante que puedan proveer todos los cuidados y protecciones para sus hijos(as), considerando elementos preventivos como vínculos estrechos y la promoción de habilidades socioemocionales”, aclara.