Buzos de Pichilemu muestran cómo recolectan algas a orilla de playa

Una tradición centenaria se mantiene viva en las playas pichileminas. Se trata de la extracción de estos organismos, a través de un sistema que se ha perpetuado de generación en generación.

Por EL ÁGORA / Foto: CAPTURA

Los Navarro tienen claro lo que deben hacer: mal que mal, es un oficio que viene de épocas pretéritas. “Soy un hombre de mar desde que tengo memoria, al igual que mis padres, abuelos y seguramente nuestros antepasados. El mar para mí lo es todo, porque me lo ha dado todo a punta de esfuerzo y trabajo”, dice don José (o don “Chito”, como lo conocen en la zona), uno de los hermanos que se dedica a esta actividad.

Junto a Álvaro, Enrique, Alejandro y Ramón, todos Navarro, más Alfredo Urzúa, siguen siendo los algueros o buzos apnea. Se encargan de recolectar estos populares, pero híbridos organismos, emparentados de una u otra forma con las plantas terrestres.

En la playa La Polcura, al norte de Pichilemu, los Navarro ofrecieron una clase práctica de extracción de algas. La actividad conjuga aprendizajes y ejercicios vinculados a lo técnico, lo vivencial y lo emotivo. Se otorga así sentido de pertenencia y características distintivas a estos saberes traspasados desde tiempos remotos.

Lo relevante es que la técnica sigue siendo la misma desde hace 100 años. Por eso estos algueros son considerados como patrimonio humano vivo.

Compartimos estas imágenes: