Carlos Slim cree que se deben eliminar exámenes de grado y defensas de tesis

El empresario mexicano, el hombre más rico de su país y uno de los cien en todo el mundo, también propuso jornadas laborales de 12 horas, tres días a la semana, y jubilación a los 75 años. 

Foto de El Universal.

El empresario Carlos Slim Helú, por décadas el hombre más rico de México y uno de los 100 más millonarios del planeta, criticó duramente las cortapisas a las que son sometidos los estudiantes universitarios para titularse y comenzar a ejercer sus profesiones, al tiempo que propuso jornadas laborales de tres días, con 12 horas de duración (para un total de 36 cada siete días).
Durante un evento de la Fundación Telmex, Slim dijo que considera que los requisitos puestos a los jóvenes para que puedan obtener un título universitario son excesivos e injustos. “Aquí en México, y en otras muchas jurisdicciones, estudias una carrera, y al final tienes que hacer tesis y examen profesional. Entonces, es irreal. Si ya se pasaron todas las materias durante la carrera, deberías recibir tu título”, puntualizó.
Para el exitoso hombre de negocios de 82 años, solicitar a los universitarios desarrollar una tesis que deben someter a evaluación en un examen profesional es un obstáculo que retrasa el comienzo de la vida profesional.
También elogió la educación a nivel superior de Estados Unidos, “donde los jóvenes se titulan en cuanto concluyen con el programa de estudios, sin requerimientos adicionales. Ellos estudian una carrera y acaban, como debería ser. Si ellos quieren que hagas una tesis, que la hagas durante los años que estás en la universidad”, dijo.
Y agregó que el examen profesional o examen de grado debería ser eliminado, porque nada lo justifica: “Si durante cuatro o cinco años te calificaron todos tus maestros en 30 o 40 materias que pasaste, ¿para qué te hacen un examen profesional?”.
También lamentó el carácter dogmático de la educación, que privilegia la memorización frente al razonamiento.
En cuanto a la jornada de tres días, afirmó que eso abriría nuevas oportunidades de empleo. No es lo mismo que bajarlas a cuatro o cinco, como ya se hace en algunos países del mundo, porque eso no permitiría tener dos turnos de trabajo”.
La idea sería que las empresas tuviesen dos equipos. Uno que trabajaría, por ejemplo, de lunes a miércoles, y otra que lo hiciera de jueves a sábado.
Esto “podría dar mayores oportunidades de trabajo a las personas, sobre todo a los jóvenes. Algún día va a pasar, que conforme se desarrolle esta nueva civilización y sube la productividad a niveles muy altos, muchos jóvenes no encuentran empleo. El planteamiento es que trabajemos tres días, pero que se jubilen a los 75 años”.
Esto iría acompañado de una jubilación tardía, que sería viable al tener las personas una mayor esperanza de vida, que podría llegar a los 90 años, en lugar de iniciar a establecer las pensiones a los 60 o 65 años.
“La idea de que se jubile ahora una persona a los 60 o 65 años es absurda. Si se retiraran a los 75 años sería muy importante para que los gobiernos y los fondos de pensiones y de seguridad social no estén quebrados ante la incapacidad de financiar las jubilaciones”.