Carolina Fernández: la actriz y profesora que ahora quiere escribir la nueva Constitución

La tarea es difícil y ella lo sabe. Por la Región de Valparaíso hay 25 postulantes para cinco cupos del Consejo Constitucional. A falta de grandes recursos, ha recorrido el territorio conversando con la gente cara a cara.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

Sin muchos recursos para hacer campaña, Carolina Fernández Quezada, casada, cuatro hijos, como se dice popularmente “he dejado los pies en la calle” en su intento por ser elegida, este domingo, consejera constitucional. Sabe que es difícil, pero mantiene incólume la fe de estar entre las cinco elegidas entre los 25 candidatos que buscan lo mismo, por la Región de Valparaíso.

Profesora de Castellano, titulada en la Universidad de Playa Ancha, y actriz con estudios en la Universidad Mayor de la capital, Carolina Fernández ha basado su campaña en la imperiosa necesidad de que la nueva Constitución reconozca derechos sociales que la Carta Magna del dictador ni siquiera tomó en cuenta.

La pregunta, por lo mismo, es obvia, y se la hacemos de entrada:

-¿Por qué cree usted que eso debiera hacer sentido en la gente, cuando en el anterior proceso esos derechos se consideraban y, sin embargo, dicho proyecto tuvo un Rechazo del 62%?

“Analizar el porqué ocurrió eso, creo que a estas alturas es inconducente. Lo que sí le puedo decir es que, más allá de problemas puntuales pero ciertamente graves que tenemos, como la delincuencia y la inseguridad, la gente en algún momento tiene que meditar y darse cuenta que, mientras no tengamos una sociedad de derechos, vamos a seguir marcando el paso y en lo mismo. ¿Cómo puede ser que la educación, la salud, la previsión y tantos otros temas queden sujetos a las leyes del mercado? ¿Qué otro tipo de sociedad podemos esperar cuando, a la ausencia de esos derechos, se suman las injusticias de todo tipo y la falta de oportunidades para los jóvenes?

-Y cuando le dice eso a la gente que la escucha, eventuales votantes, ¿qué tipo de recepción encuentra en ellos?

“La mejor. Y es que no sólo les hablamos cara a cara, sino que les planteamos los temas que a ellos les interesan. Más allá de la delincuencia y la inseguridad, que están ahí y son un hecho, la gente quiere también soluciones a otros problemas que la afectan día a día y en forma directa. Algunas de esas cosas podrán ser parte de una Constitución; otras, dependerán de la dictación de leyes de un Parlamento pensando en la gente. Usted se sorprendería de saber, por ejemplo, que un tema que puede parecer secundario para muchos, en esta región donde yo vivo es de la mayor importancia. Como el transporte, por ejemplo. La gente que vive en los cerros, y que es mayoritaria tanto en Viña del Mar como en Valparaíso, quiere que ese aspecto cotidiano de su vida mejore”.

-¿Qué la llevó a postularse?

“Me lo pidió mi partido, el Partido Comunista, y yo soy una militante disciplinada. Pero para que yo decidiera asumir este desafío estaba, además, mi historia de vida. Trabajando en el Sename y con la cárcel de Valparaíso, pude ser testigo de muchas inequidades, cosas que no estaban bien. Y claro, uno nunca debe abandonar o dejar atrás sus principios”.

-¿Qué dicen las encuestas para la Región de Valparaíso?

“Debo advertirle que yo no soy muy creyente en las encuestas. Me informo, las leo, pero nunca he creído en ellas a pie juntillas. Una de las últimas me ubicaba entre las cinco personas que resultarán electas, pero para mí eso es sólo un dato más y vamos a aprovechar de tener contacto con la gente hasta el último día de campaña”.

-En su condición de actriz, además de profesora de Castellano, ¿ha tenido la posibilidad de actuar en alguna teleserie o una película que permita que el elector de la región la ubique mejor?

“Yo soy fundamentalmente actriz de teatro. Soy una enamorada del teatro y a él le he dedicado todo mi tiempo. Hace un tiempo, me tocó participar en una obra basada en la vida de Víctor Jara. Se titulaba “Víctor Jara dirige”, y lo mostraba en esa faceta que, para la gente, que lo ubica más que nada por su música, es menos conocida. Habíamos pensado que la tendríamos durante unos meses, mientras el interés del público permaneciera, pero estuvimos montándola por más de cinco años”.