Casi lastimosa clasificación de la U

Jugando como en sus peores tiempos, Universidad de Chile igualó inmerecidamente con Rangers en el Estadio Nacional y se metió a los octavos de final de la Copa Chile aprovechado la buena cosecha que tuvo en Talca.

Más de una hora tardó Universidad de Chile en ponerse a la altura del juego y del marcador de Rangers. Jugando en el Estadio Nacional, el equipo universitario sufrió un grave retroceso en la mejoría que estaba exhibiendo desde hace algunos partidos y retomó el nivel que lo tiene entre los últimos en la tabla de primera división.

Con el uno a uno, aprovechando la cosecha en Talca, la U consiguió el objetivo de superar la primera ronda de la Copa Chile y llegar a los octavos de final de esa competencia, pero dejó dudas sobre si podrá seguir escalando. Si tuvo tantas dificultades ante un adversario que también está entre los colistas, pero en Primera B, mal podrían ilusionarse sus hinchas con buenos logros ante otros más capacitados.

A los 4’ de juego ya estaban celebrando los talquinos. En su primera incursión en terreno ajeno, urdieron una jugada llena de precisión y velocidad. Se inició en campo propio con un quite certero y continuó con una transición perfecta: pase profundo del eficiente Jorge Luna para el punzante lateral Guillermo Cubillos, infructuosa persecución de Matías Campos Toro, centro retrasado y, finalmente, adecuada recepción, genial enganche y potente zurdazo cruzado de Michael Ríos.

La sorpresa de los azules pudo terminar en angustia: antes del cuarto de hora inicial, Fernando De Paul había evitados dos nuevas conquistas, con atajadas fenomenales para dejar tomándose la cabeza al propio Ríos y, principalmente, a Diego Pezoa, que también encontró vía libre por el sector izquierdo de la zaga azul.

Un tiro libre de Gonzalo Espinoza que casi sorprende a Nicol´pas Peric, fue lo único rescatable en el primer tiempo de la U. Casi todo lo demás corri´po por cuenta de Rangers, que igual que en Talca se sentó en los pergaminos del rival y le jugó de tú a tú. Por momentos fue penosa la actuación de los azules. Desconectados, inconexos, imprecisos, ni siquiera lograban acercarse al arco visitante. Diferencias había por todos lados: Nicolás Oroz no eran mejor que Luna y Espinoza era muy inferior a Ríos. Sólo Rafael Caroca destacaba más que el volante adversario porque Francisco Silva se lesionó tempranamente. Los centrales talquinos se veían más firme y serenos que los azules, y en delantera los métodos eran opuestos y las diferencias, enormes. Por el lado de los sureños, velocidad y precisión; por el de los capitalinos, empeño y desaciertos. Juan Ubilla, Ángelo Henríquez y Leandro Venegas corrían a todos los balones con una entrega conmovedora y no atrapaban ninguno.

Frente a ese equipo, Rangers parecía Barcelona. Sus laterales llegaban con facilidad al área contraria, mientras sus colegas azules no se atrevían a cruzar la línea del medio.

Curiosamente, el DT de la U, Alfredo Arias, mantuvo la formación después del descanso. Sólo hubo algunas variaciones en el juego. Se adelantaron los laterales y Oroz tomó la batuta. Y eso dio frutos a los 67’ cuando un buen centro de Campos Toro provocó un cabezazo trabado de Ubilla para que Henríquez conectara en la boca del arco y disimulara un poco una actuación lastimosa.

Mejoró bastante Universidad de Chile en el manejo de la pelota, pero siguió pasando sustos. En su primera intervención después de reemplazar a Ríos, Felipe Fritz dejó temblando el vertical de derecho de Paul y, poco después, el arquero mostró sus grandes recursos tapando disparos potentísimos de Luna.

En Talca, la figura azul fue Oroz. Ahora fue el arquero. Allá Espinoza jugó muy bien; acá, muy mal. Hubo otras actuaciones pobrísimas de Campos Toro y Sergio Vittor, mientras Rodrigo Echeverría y los delanteros produjeron muy poco. El ingreso de Matías Campos López le dio un poco de aire e inspiración al ataque, pero hizo siempre hizo una de más, y no hubo productividad.

Los azules se van de vacaciones y clasificados, pero tiene mucho trabajo por delante.

PORMENORES:

CANCHA: Estadio Nacional.
Público: 14.000 espectadores, aproximadamente,
Árbitro: Juan Lara.

U. DE CHILE (2): F. De Paul; R. Echeverría, L. Aveldaño, S. Vittor, M. Campos Toro; G. Espinoza (73’, C. Moya), R. Caroca, N. Oroz: J. Ubilla (86’, I. Rosas), Á. Henríquez y L. Venegas (68’, M. Campos López). DT: Alfredo Arias.

RANGERS (0): N. Peric; G. Cubillos D. González, S. Villegas, J. Abarca; M. Ríos (69’. F. Fritz), F. Silva (45’. C. Arrué), J. Luna, J. Rivera; D. Pezoa y D. Belkievicz. DT: Héctor Tapia V.

Goles: 4’, Ríos (R); 67’, Henríquez (U).

Amonestados: Peric y Cubillos (R); Espinoiza (U).

Expulsados: No hubo.