Casi medio siglo después, condenan a carabinero por asesinato en Viña del Mar

Carlos Araya Tobar, suboficial de la policía uniformada a la fecha de los hechos, deberá estar 12 años privado de libertad de acuerdo a fallo de la Corte Suprema. La víctima, Juan Guillermo Ramírez Peña, tenía 20 años al momento al momento de su muerte.

Por EL AGORA / Foto (referencial): ATON

Cuarenta y ocho años después de ocurrido el asesinato del poblador Juan Guillermo Ramírez Peña, el 1 de enero de 1974 en la Población Gómez Carreño, de Viña del Mar, la Corte Suprema dictó sentencia en forma definitiva en contra de Carlos Araya Tobar, suboficial de Carabineros en retiro, a la pena de 12 años de presidio mayor en su grado medio, como autor del homicidio calificado de la víctima.

Por el mismo caso, la Corte Suprema condenó al carabinero Etiel Romero a la pena de cuatro años más accesorias legales, como encubridor del delito cometido por Araya Tobar.

De esta forma, la Corte Suprema rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa del condenado, y validó el fallo de segunda instancia. Éste, a su vez, había confirmado el de primera instancia, de septiembre de 2019, dictado por el ministro de fuero Jaime Arancibia Pinto, de la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Francisco Ugás Tapia, abogado querellante en el caso y coordinador jurídico del Estudio Caucoto Abogados, expresó, conocido el fallo, que “valoramos positivamente la sentencia dictada por la Corte Suprema, que pone término a un doloroso y dificultoso camino por verdad y justicia que debió recorrer la familia que sobrevive a don Juan Guillermo Ramírez Peña, desde ese mismo 1 de enero de 1974, cuando la víctima, en presencia de los integrantes de aquella, fue brutalmente ejecutada por el funcionario de Carabineros Carlos Araya Tobar».

Ugás destacó además que «los fundamentos jurídicos esgrimidos por nuestro máximo tribunal son categóricos y consistentes, y tienen una robustez tal, que permiten desvirtuar y controvertir todas las pretensiones planteadas por la defensa del condenado antes aludido, quien, por cierto, atendido lo resuelto, deberá ingresar a cumplir efectivamente la pena privativa de libertad que se le impuso, dada la extensión de la sanción. Destacamos que, pese al tiempo transcurrido, la verdad y la justicia, a la cual está obligado el Estado de Chile, está llegando finalmente a la familia Ramírez Peña».

De acuerdo a la investigación, se pudo establecer que el 1 de enero de 1974, Juan Guillermo Ramírez Peña, de 20 años al momento de los hechos, transitaba en la vía pública del sector de Gómez Carreño de Viña del Mar, junto a dos amigos, Juan Guillermo Sepúlveda Quezada y Raúl Segundo Ávila Lantadilla. Sin mediar provocación o amenaza alguna, ni propia ni de sus compañeros, recibió un balazo por la espalda, específicamente en el cuello, lo que le provocó la muerte casi en forma instantánea.

El carabinero autor del disparo, posteriormente, huyó del lugar para dirigirse hacia el retén del sector.

A continuación, se inició un proceso en la Justicia Naval de Viña del Mar, a raíz del parte del retén de Carabineros de Gómez Carreño, en el que se detiene a los amigos que acompañaban a la víctima. El documento señalaba que dos carabineros de esa unidad debieron hacer frente a una especie de agresión de las tres personas referidas, lo que motivó que aquellos tuvieron que disparar al aire y posteriormente el carabinero Araya (disparó) hacia el grupo, a una distancia de unos 30 metros.

Dicho proceso naval terminó con el sobreseimiento del carabinero involucrado en este crimen. Dicha versión de los hechos, que se manifestó en la época, quedó totalmente desvirtuada en el marco del proceso judicial que conoció y falló de manera definitiva la Corte Suprema.