Católica no pudo salir del empate ante un discreto Sol de América

El equipo de Ariel Holan mereció ganar el partido de ida disputado en Paraguay, sin embargo, no fue capaz de traducir el dominio en goles. La UC llega como favorita a la revancha en San Carlos.

Por MATÍAS ALCÁNTARA

Pocas veces se ha visto que un equipo local tome tantas precauciones defensivas en una llave de eliminación directa, considerando que los anfitriones generalmente asumen mayores responsabilidades. Pero con Sol de América ocurrió todo lo contrario: cedió el balón y jugó en campo propio la mayor parte del encuentro, especialmente en el complemento.

Es que los paraguayos entendieron que la UC es un equipo de mayor jerarquía, por lo tanto sus opciones pasaban por dejar el arco propio en cero en el partido de ida, para viajar con la llave abierta. Y el plan resultó, porque pese a que la Católica fue el equipo que mereció ganar, porque fue el único cuadro que generó peligro, el marcador finalizó tal como comenzó.

El primer tiempo fue muy pobre futbolísticamente hablando. Sin ritmo, con muchas interrupciones y muy pocas llegadas: un remate de Lezcano desviado por Escobar, aunque aparentemente no tenía destino de red, un tiro libre de Fuenzalida y pare de contar. Pero el complemento fue distinto, con una Católica comprometida con el objetivo de ganar, pero sin la fineza acostumbrada frente al arco.

Las más claras las tuvieron Puch -un mano a mano conjurado por el portero-, y Zampedri, con una acción acrobática que finalizó con un remate que pasó a centrímetos del palo (más de un hincha pensó que era gol). En tanto que Sol de América no se salía de su libreto y seguía esperando en su campo el pitazo final de Nicolás Lamolina, árbitro que jugó fútbol profesional en el ascenso argentino e hijo del recordado juez Francisco Lamolina.

Holan, fiel a lo mostrado en partidos importantes, movió muy poco el tablero: solo ordenó el ingreso de Rebolledo para liberar a Fuenzalida, en un reordenamiento que ayudó al equipo, pero que finalmente no logró alterar el marcador. 

El punto positivo lo marcó el retorno de Luciano Aued, que trató de multiplicarse para empujar a sus compañeros. Un futbolista clave en el andamiaje cruzado, pero que todavía arrastra una deuda internacional que al menos en Paraguay comenzó a pagar de buena forma.

En lo concreto la UC tiene el camino despèjado para pensar en la clasificación, aunque deberá enfrentar la revancha consciente de que un tanto paraguayo podría complicar las aspiraciones, ya que de convertir Sol de América a Católica sólo le alcanzaría con una victoria, por el factor del gol visitante.

El tema es que el calendario de partidos está tan apretado para Católica que no le queda otra alternativa que pensar en el domingo, cuando a las 18:30 reciba a La Serena, en un compromiso vital para que la UC no pierda terreno en el torneo local. Después habrá tiempo para enfocarse en la revancha con el cuadro solar: jueves 5 de noviembre, 21:30 horas.

PORMENORES
Copa Sudamericana, segunda fase.
Estadio Luis Alfonso Giagni, Villa Elisa.
Árbitro: Nicolás Lamolina (ARG).

Sol de América (0): Escobar; Canale, Portillo, Noguera, Samudio; Esparza (59′, Jourdan), Valdez, Ferreira (86′, Velázquez), Franco; Pardo y Pita (58′, Viera).
DT: Sergio Orteman.

U. Católica: Dituro; Fuenzalida, Lanaro, Huerta, Parot; Pinares, Saavedra, Aued; Lezcano (65′, Rebolledo), Zampedri y Puch.
DT: Ariel Holan.

Tarjetas amarillas: Noguera, Franco (SDA); Puch, Zampedri y Saavedra (UC).

Revisa el compacto del partido: