Católica pasó del cielo al infierno

A pesar de vivir un gran presente en el certamen local, con una cómoda diferencia de puntos con su más cercano perseguidor, la UC vivió una verdadera pesadilla en su debut en la Copa Sudamericana, al caer 5-0 ante Independiente del Valle. Lo peor es que pese al estrepitoso marcador, los Cruzados la sacaron realmente barata.

¿Sorpresa? No, porque la historia fue muy parecida a lo que ocurrió este mismo año en Paraguay, cuando Libertad le pasó por encima a Católica en los primeros minutos. En ese partido al menos el cuadro chileno intentó revertir el horrible arranque, incluso rozando el empate en un partido que igual terminó en goleada.

Pero en el Atahualpa, el equipo de Quinteros jamás mostró reacción en un partido que se puso cuesta arriba también desde el arranque, porque a los 2 minutos Católica ya perdía en Ecuador. La distancia entre uno de los clubes fuertes de la competencia de aquel país fue abismal con el mejor equipo de Chile, el actual campeón y puntero con una considerable ventaja en el certamen criollo.

El panorama era tan lapidario que a los 21 minutos el marcador estaba 4-0, síntesis de la paliza táctica, física y de disposición que se apreciaba en la cancha. Una Católica que solo se limitaba a ver las acciones de Independiente, que como Pedro por su casa se paseaba por el área, especialmente por el lado de Magnasco, un verdadero pasadizo que los ecuatorianos aprovecharon una y otra vez.

El lateral derecho jugó un bajísimo partido, como todo el equipo. Posiblemente el más rescatable fue Dituro, pese a la goleada recibida, donde también tuvo participación especialmente en el segundo gol al cometer un penal que perfectamente pudo evitar. Aun así, el arquero que está siendo tentado desde la liga azteca conjuró al menos cuatro conquistas.

En un primer tiempo en que Católica no hizo daño, afortunadamente el equipo ecuatoriano sacó el pie del acelerador, pero siguió controlado el juego. Y cuando la UC lograba recuperar el balón, inmediatamente lo perdía. Independiente no sólo se apoderó del mediocampo, sino que también tuvo un dominio absoluto por las bandas y logró hacer mucho daño en los balones detenidos.

Si la UC fue superada siempre en velocidad y en el mano a mano, en los balones detenidos -donde no se pueden soltar las marcas- también dio mucha ventaja. En esos primeros 21 minutos de terror dio la sensación que Independiente cada vez que pisaba tres cuartos de cancha llegaría al gol. Por suerte falló dos.

En el complemento, con el ingreso de Valencia en el lugar de Riascos, que como todo el equipo hizo absolutamente nada en la etapa inicial, la UC intentó mostrar otra cara. Y lo hizo, porque de exhibir muy poco comenzó a aproximarse por fin al área de Pinos, mero espectador hasta ese momento.

Católica intentó una presión más alta, pero finalmente las aventuras ofensivas de un solitario Fuenzalida acabaron sin generar peligro, hasta que llegaron las dos únicas llegadas chilenas, ambas en el minuto 62: cabezazo de Valencia desviado por el arquero, y tras el córner Valber Huerta, mediante la misma vía, la envió al vertical. Eso fue todo lo de la UC en ataque.

Ya en la media hora final Independiente del Valle logró marcar el quinto, pero podría haber anotado un par más que definitivamente hubiesen liquidado la llave, aunque para muchos ya es un asunto concluido.

La única forma de borrar en parte el bochorno es dando vuelta la página con una actuación histórica, y para eso la UC tendría que jugar un partido perfecto, sin fallas, para conseguir a lo menos un 5-0 y llevar la serie a penales.

Lo bueno es que Católica cree en los milagros.

Pormenores

Estadio Atahualpa de Quito
Público: 4 mil espectadores, aproximadamente
Árbitro: Andrés Cunha (URU).

Independiente del Valle (5): J. Pinos; A. Landázuri, L. León, R. Schunke, L. Segovia; A. Franco (85’, E. Mera), R. Garcés (78’, J. J. Sánchez), C. Pellerano; W. Corozo, A. Cabeza, C. Dájome (90’, C. Bieler).
DT: Miguel Ángel Ramírez.

U. Católica (0): M. Dituro; S. Magnasco, G. Lanaro, V. Huerta, J. Cornejo; C. Fuentes; J. P. Fuenzalida, C. Pinares (79’, J. Vargas), L. Aued, E. Puch (55’, D. Buonanotte); D. Riascos (46’, D. Valencia).
DT: Gustavo Quinteros.

Goles: 1-0: 2’, Cabeza (IDV); 2-0: 11’, Pellerano, de penal (IDV); 3-0: 13’, Cabeza (IDV); 4-0: 22’, Pellerano (IDV); 5-0: 59’, Dájome (IDV).

Tarjetas amarillas: Magnasco y Pinares (UC).