Católica volvió a los festejos y al llanto

El equipo de Nicolás Núñez venció 2-1 a Ñublense, pero debió lamentar la doble fractura de Eugenio Mena.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: AGENCIAUNO

Fue el primer triunfo de Nicolás Núñez al mando de la UC, en un encuentro difícil por el feble funcionamiento de su escuadra, y la porfía de un rival que empujó hasta el último pitazo y que, pese a sus imperfecciones, siempre dio la impresión de que podía cambiar su suerte. Por eso, noche para festejo cruzado.

Victoria apoyada en el ingreso, por vez primera como titular, del joven Jorge Ortiz, quien le dio aire al ataque del local, marcó su primer gol y se convirtió en figura de un partido bastante opaco. Jornada de sonrisas para Católica.

Y también de llanto. El de Eugenio Mena, recién llamado nuevamente a La Roja, y fracturado de tibia y peroné de la pierna izquierda en una acción imprudente del ex cruzado Raimundo Rebolledo. Tendrá para tres a cuatro meses de rehabilitación.

Y además de sollozos para el fútbol chileno, por culpa de los delincuentes que lanzaron desde la barra cruzada una serie de bengalas que a los 81’ provocaron una suspensión del partido por nueve minutos y que gatilló que muchos espectadores abandonaran anticipadamente el estadio.

En la cancha, la UC contó con la fortuna -largamente extraviada- para anotar goles en los inicios de ambas etapas. Así, a los 6’ Zampedri se zambulló en el área para empalmar de cabeza un tiro libre de Rovira (foul de Cerezo a Montes) y abrir la cuenta.

Ñublense intentó reaccionar, pero no tuvo claridad ni precisión para crearse ocasiones claras. Eso hasta la fractura de Mena, tras la que el encuentro entró en una especie de tregua de la que despertó recién a los 45+2’, con un derechazo de distancia de Aravena que el meta Pérez manoteó al tiro de esquina.

Y en la segunda etapa, a los 53’, Aravena desbordó por la derecha y centró para Zampedri, quien cedió para la cabeza de Ortiz, quien batió a Pérez sin mayor oposición.

Ñublense luego se acercó con peligro, y se creó opciones con disparos de larga distancia. Primero de Leiva (70’) y luego de Provoste (90+2’). En ambas Peranic respondió con agilidad y buenos reflejos (aunque volvió a exhibir su inseguridad, impropia de un portero de 38 años).

Sobre el final, un cabezazo frustrado de Rubio dio en el brazo de Saavedra que, tras consulta con el VAR, fue sancionado como penal, que el mismo Rubio transformó en el descuento.

Lo desadaptados de siempre, en esta ocasión hinchas de la UC, lanzaron bengalas a la cancha y pusieron en peligro el espectáculo.

PORMENORES

Campeonato Nacional, fecha 22.

Estadio: Santa Laura.

Público: 6.345 espectadores.

Árbitro: Diego Flores Seguel.

Universidad Católica (2): N. Peranic; B. Ampuero, G. Kagelmacher, A. Parot, E. Mena; B. Rovira, I. Saavedra; A. Aravena; J. Ortiz, F. Zampedri y C. Montes. DT: Nicolás Núñez. Cambios: 38’, D. González por Mena; 66’, G. Tapia por Ortiz; 75’, B. Nieto por Parot y L. Hernández por Montes.

Ñublense (1): N. Pérez; B. Cerezo, R. Caroca, N. Zalazar; R. Rebolledo, L. Reyes, M. Rivera, J. Campusano; R. Cisterna; P. Rubio e I. Sosa. DT: Jaime García. Cambios: 46’, B. Oyarzo por Cisterna; 62’, J. Leiva por Rivera; 67’, P. Aránguiz por Campusano; 90’ B. Provoste por Sosa.

Goles: 6’, Fernando Zampedri, cabezazo (UC); 53’ Jorge Ortiz, cabezazo (UC); 90+6’ Patricio Rubio, de penal (Ñ).

Tarjetas amarillas: Kagelmacher, Nicolás Núñez y Zampedri (UC); Cerezo, Rebolledo, Campusano, Zalazar y Aránguiz (Ñ).

Expulsados: 29’, Gary Kagelmacher (UC); 34’, Raimundo Rebolledo (Ñ).