Cecilia, la Incomparable, está hospitalizada

La cantante chilena ícono de la Nueva Ola en los años sesenta fue ingresada el viernes pasado en una clínica con “diagnóstico reservado”.

Por SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS / Foto: TWITTER

Mireya Cecilia Ramona Pantoja Levi (Tomé, 21 de octubre de 1943), más conocida popularmente como Cecilia, la Incomparable, fue ingresada hace tres días en una clínica “debido a su enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)”.

La familia prefirió reservar el diagnóstico, pero no es la primera vez que es internada por algo similar.

Si bien no explicaron detalladamente su condición, se refirieron de la siguiente manera respecto de la prensa: “Les pedimos a los medios de comunicación y a todos quienes han acompañado a Cecilia en su carrera que sigan enviando siempre el amor que le han entregado, y que respeten su privacidad”.

Cecilia fue internada justo en un momento donde hay actividades que consideran su figura dentro de nuestra cultura. Está el proyecto de una serie sobre su vida titulada “Bravura plateada”, con Vanessa Miller como directora y guionista para TVN. A través de redes sociales se han compartido algunos adelantos de la producción.

Al mismo tiempo, la cantante publicó hace un tiempo en sus redes sociales que la serie incluirá el tema “Jauría de mujeres”, donde cuenta la experiencia que tuvo en la cárcel cuando fue acusada de estafa, cargos que nunca reconoció.

Hace unas cinco horas, se envió un nuevo reporte médico que adelanta un desenlace presumible, ya que se encuentra “estable dentro de lo grave”. Más adelante, el comunicado más reciente señala que “por la tarde se podrá saber algo más. Gracias por el amor que le entregan, le hemos transmitido todo lo lindo que le han escrito. Sabe que están con ella”.

Cabe recordar la carrera sui generis de Cecilia, que no reprodujo la fórmula del éxito de la Nueva Ola, imponiendo un estilo propio y un cancionero que se nutría de otras vertientes. De hecho, de allí nació el nombre de su segundo disco, “La incomparable” (1965), que quedó para siempre como adjetivo junto a su nombre.

En su momento, lejos de andamiajes discursivos y con un peso artístico genuino, Cecilia se convirtió en una figura polémica para el contexto en donde surgió, sobre todo en sus presentaciones en vivo, espacio cultural por antonomasia que ella supo ocupar como la gran artista que es.

Es conocida la absurda solicitud de las autoridades viñamarinas en el Festival de la Canción de 1965: le pidieron que por favor no hiciera su clásico “beso de taquito”, por ser un gesto impropio de una mujer en esa época. Por supuesto, Cecilia tiró besos de taquito de y otras técnicas también.

Por último, es destacable que sin tener una producción discográfica tan vasta como otros artistas de la época, Cecilia haya alcanzado un reconocimiento popular tan acendrado en la cultura de nuestro país, que por lo general no recibe bien a personalidades como la suya. Basta esperar que se encuentre bien y que sepamos reconocer a la artista que ha marcado nuestra cultura mucho antes de que dejara de ser nuestra y comenzara a ser el símil de algo incomparable, como Cecilia.