Cero Aporte: Agustín Alayes, un error forzado

A inicios de 2011 Colo Colo anunció la llegada de este jugador, un viejo anhelo de la dirigencia alba de cara a reforzar su defensa. Sólo dos partidos y un pésimo desempeño fue el legado del zaguero en sus cinco meses en la institución.

“Colo Colo se dio cuenta de que se equivocó”: la frase fue pronunciada por Agustín Alayes al llegar al Cacique. Si, al llegar. Por más que se le busque la vuelta correcta a la expresión del defensa argentino, ésta la realizó al arribar a inicios de 2011 a Santiago, buscando una revancha del fallido intento por ser contratado en la tienda popular en 2009, año en que el jugador tocó la gloria continental con Estudiantes de La Plata, ganando la Copa Libertadores de América.

Alayes se sumó a otros jugadores contratados para reforzar de buena manera a Colo Colo, que buscó protagonizar el año futbolístico asegurando a Juan Guillermo Castillo (arquero uruguayo), Marco Medel, Daud Gazale y Cristian Magaña, entre otros.

Sin embargo, el arranque de ese año fue de pesadilla para Diego Cagna y sus dirigidos. Luego de igualar con Cobresal en la primera fecha del torneo de Apertura, el cuadro albo fue sancionado con derrota –por secretaría- de 3-0 debido a la mala inscripción del jugador Joan Muñoz. Para la segunda fecha, las cosas no cambiaron y el equipo cosechó otro traspié, ahora en cancha, por 2-1 en Valparaíso frente a Wanderers.

El 12 de febrero de 2011 se produjo el debut de Agustín Alayes en la defensa del Cacique: haciendo dupla de centrales con Andrés Scotti, deberían contener los embates de Universidad de Concepción, que visitaba el Monumental. Lo vivido en la jornada de sábado quedó en la historia negra del club.

Tras un arranque promisorio con el gol de Esteban Paredes, Colo Colo perdió increíblemente la brújula del partido, mientras los penquistas alzaron su nivel de juego llevando las cifras a un expresivo 5-1, asestando la peor derrota en 21 años a los anfitriones en su estadio. En lo concerniente a Alayes, se vio superado por el centro que ocasionó el primer gol de los rivales, se “comió” los enganches de Lorenzetti previo al 1-2 y dejó una pésima imagen cuando a los 75 minutos de partido, “Guachupé” Jiménez se lo llevó puesto antes de definir con soberbio globito el 3-1.

En el quinto gol penquista, tiró mal la línea de off side casi en la mitad de la cancha, cuando no quedaba más que un minuto de partido.

Posterior al compromiso, el zaguero declaró casi sin despeinarse “todavía no estoy al cien por ciento”, dando cuenta de su pasado de lesiones que comenzaba a condenarlo, a los 32 años.

Para suerte de Alayes, Diego Cagna fue cesado de sus funciones tras la dura caída y reemplazado por Américo Rubén Gallego, que tardó más de un mes en darle confianza en la titularidad: el 23 de marzo de 2011, una nueva derrota en el Monumental, ahora ante Huachipato (1-2) selló el destino del ex Estudiantes jugando por Colo Colo, quien ni siquiera fue parte del naufragio del Popular en Copa Libertadores al no ser considerado por Gallego.

En total, fueron 180 minutos que se tradujeron en dos derrotas, y magras presentaciones que hicieron olvidar y ni siquiera tener en cuenta el correcto curriculum con el que llegó el argentino a Macul.

Tras un primer semestre que finalizó en mayo para el equipo, luego de ser eliminado del torneo por la UC, Alayes selló su salida del club a inicios de junio, partiendo a River Plate, que se estrenaba por entonces en la B Nacional tras su histórico descenso.

En los “Millonarios” el defensa sumó seis partidos, terminando un 2011 que sin duda fue inolvidable por lo negativo de su rendimiento, aunque los casi 70 millones de pesos con los que partió desde Chile (por concepto de término de contrato en Colo Colo) hicieron algo más dulce su errático andar por nuestro país.