Chile ganó a la uruguaya

“Garra Charrúa”: dícese de un estilo futbolístico históricamente menospreciado por los chilenos por mezquino, defensivo y envidiablemente certero para matar en la única ocasión de gol que se tiene en el partido.También se caracteriza porque una de sus víctimas predilectas es la selección chilena.

Pues bien, en su debut en el hexagonal final del torneo sudamericano de la categoría, la Roja Sub 17 venció a un rival más dotado técnicamente como Venezuela gracias a que aplicó con rigurosidad matemática la máxima uruguaya. Con un aceitado despliegue táctico, altísima eficiencia defensiva y espíritu de lucha a toda prueba el equipo de Hernán Caputto aprovechó una de sus dos únicas ocasiones de gol para convertir en el primer tiempo y aguantar sin yerros durante el resto del partido.

Es cierto, para el paladar chileno el estilo de esta selección exaspera a ratos. Demasiado rato, a decir verdad. Porque le cuesta un mundo armar jugadas de riesgo. Para ser justos, le cuesta incluso progresar en la cancha. Cuando alguno intenta un alarde técnico generalmente la termina perdiendo. Y cuando los zagueros tienen el balón apelan a dos expedientes. El primero lo usan si no están apremiados y consiste en lanzar pelotazos imprecisos que rara vez son cazados por los atacantes. El segundo, cuando el riesgo es inminente, termina con un despeje alto y hacia cualquier parte.

¿Cómo un equipo así puede seguir invicto al cabo de cinco partidos, rompiendo con un maleficio de 20 años en esta categoría?

Porque si bien no alcanzó a darle brillantez, durante su larga preparación comenzada en su época de sub 15 Caputto sí consiguió ordenarlo tácticamente al punto de convertirlo en un hueso muy duro de roer. Hasta ahora no han conseguido batirlo selecciones mucho mejor dotadas, como la propia vinotinto (su primera víctima en la instancia decisiva del torneo), Ecuador y Colombia. Tampoco Uruguay.

Habrá que preguntarle a Caputto si optó por esta receta por convicción o rendido ante la pasmosa desprolijidad técnica de los suyos. La cosa es que eligió muy bien a sus hombres.

El arco lo custodia un arquero de temple, como el iquiqueño Julio Bórquez. Y la defensa es casi impasable con tipos muy duros y rápidos como Gastón Zúñiga y Yerko Oyanedel, en las bandas, y Lukas Alarcón y Sebastián Valencia en el centro. Delante de ellos los volantes Martín Lara, Mauricio Morales y Oliver Rojas crean poco y nada pero quitan como si fueran Gary Medel y Arturo Vidal. Tanto, que Caputto los prefirió por sobre los talentosos Branco Provoste y Tomás Espinoza. Arriba, lesionado el escurridizo Pedro Campos, la titularidad recayó sobre los veloces William Gama y Antonio Díaz.

Fueron estos dos últimos precisamente los artífices del triunfo de la primera fecha del hexagonal. Se escurrió por la orilla derecha el primero y sacó un centro rasante empalmado por el segundo barriéndose a dos metros del arco.

Era el minuto 38 y con eso bastó. Venezuela, que poco antes había marrado tres ocasiones de gol con sus talentosos morenos Juan Hurtado y Danny Pérez, lo intentó todo en el resto del encuentro, pero jamás pudo vulnerar la portería nacional. Una que otra llegada de riesgo que no derribó el murallón rojo.

Así, una de las selecciones a la vez menos dotada técnicamente y más táctica e inclaudicable de la historia nacional encabeza ahora el hexagonal final del torneo junto a Colombia, que en la misma jornada derrotó 2-1 a Ecuador. El favorito Brasil solo igualó 2-2 con Paraguay.

Pasado mañana viernes, en la segunda jornada de la fase terminal, la Roja enfrentará a Colombia, con la que igualó 1 a 1 en la etapa preliminar. No es osado suponer que el duelo será calcado al de hoy. Colombia con la pelota y Chile llegando a todas.

Habrá que ver si la receta charrúa sigue dando resultados. Así ha sido a lo largo de la historia. Pero no es infalible.

PORMENORES

ESTADIO: El Teniente (Rancagua)
PÚBLICO: 9 mil personas
ÁRBITRO: Juan Albarracín (Ecuador)

CHILE (1): J. Bórquez; G. Zúñiga, L. Alarcón, S. Valencia, Y. Oyanedel; M. Lara, M. Morales, O. Rojas; W. Gama (85’, A. Valencia), N. Gutiérrez (57’, B. Cam), A Díaz (74’, B. Provoste). DT: Hernán Caputto.

VENEZUELA (0): C. Olses; E. Ferreira, D. Luna, Ch. Makoun, A. Zambrano; C. Rodríguez (70’, J. Yriarte), S. Chalbaud, B. Palmezano (78’, M. Godoy); C. Casseres, J. Hurtado, D. Pérez (63’, J. Barragán). DT: José Hernández.

GOLES: 38’ A. Díaz (CH)

TARJETAS AMARILLAS: Alarcón y Lara (CH), Makoun, Palmezano y Hurtado (VEN)