Chile Open: Alejandro Tabilo sacó la cara

El chileno (51º) derrotó al francés Corentin Moutet (140º) y pasó a la final del ATP de Santiago.

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAUNO

Caminó por la cornisa nuestra segunda raqueta, pero logró sobrevivir y ganar un partido que en muchos momentos se mostró esquivo.

El primer set se dio tal como lo planificó el francés. Metiendo un porcentaje de primeros saques sobre el 70%, jugó casi todos los puntos con su primer servicio, lo que puso a Tabilo siempre a la defensiva y con su rival al mando de las acciones.

El chileno, como es habitual, sirviendo muy bien, también ganaba su saque con comodidad, hasta el noveno game, donde el galo, con sus endiablados efectos, cambios de velocidad y altura de pelota, le arrebató el saque al nacido en Canadá y se hizo de la etapa por 6-4.

Duro golpe para el local y el numeroso público de San Carlos de Apoquindo, que no tenía en sus libros una derrota de su favorito. Pero merecido para este talentoso francés que demostró ser un artista de la raqueta, además de un eximio pianista y compositor, que hasta lanzó su primer disco con sus mejores ocho canciones, antes de su gira sudamericana.

DESPIERTA TABILO

Aunque con mucha dificultad, ambos actores fueron sacando adelante la otra etapa. El parisino, con sus trucos de malabarista y sus cambios de velocidad de pelota, que obligaban a Jano a poner él la potencia en sus golpes, sin poder aprovechar la de su rival. Esa necesidad hizo que el chileno le diera muchos puntos gratis al galo, al que hay que ganarle tres veces cada punto.

Empatados a cuatro juegos en la segunda manga y luego que Tabilo desperdiciara cinco puntos de quiebre en el cuarto game, se llegó al 5-4 favorable al nacional, con el saque del francés. Y esta vez Jano no falló y quebró para hacerse del parcial por 6-4.

GRANDE TABILO

Se llegó a una definición de terror, porque unido al enorme talento y habilidad del francés, que salido de las clasificaciones venía de una espectacular victoria sobre Nicolás Jarry, se veía a un Tabilo dubitativo y complicado, al tener al frente a un jugador atípico, que no le imprimía velocidad a la pelota y lo obligaba a hacer un juego de ataque con pelotas altas y mucho efecto, al que no está acostumbrado.

Así se fue dando la tercera etapa, con más dudas que certezas por el lado del chileno, que en varios pasajes se vio al borde del precipicio, pero que se sobrepuso al lograr el quiebre decisivo en el décimo juego, para adjudicarse el set por 7-5 y con ello el ansiado paso a la final contra el vencedor entre el español Pedro Martínez (101º) y el argentino Sebastián Báez (21º).