Chile sigue de «incógnito» en el Sudamericano Sub 20

La segunda presentación de Chile en el Sudamericano Sub 20 entregó un nuevo empate de sabores contrastantes y la comprobación de un equipo inestable e irregular que, conforme las características del torneo, deberá superar muchas limitaciones para avanzar en una clasificación que sigue matemáticamente abierta.

El 1-1 frente a Ecuador tuvo distintas connotaciones futbolísticas al 0-0 contra Brasil, que la crítica más apasionada calificó de proeza por la expulsión tempranera de un jugador (Vargas) y el potencial de un adversario que nunca se exige a tope en la fase preliminar de la competencia.

Esta vez, contra un oponente de su categoría, la «Roja» joven debió sobreponerse a sus errores iniciales hasta alcanzar la igualdad cuando ya le quedaban escasas esperanzas. Jordan Sierra abrió la cuenta recién a los 6′, capitalizando un tremendo error en la salida, partiendo por el portero Collao, que le entregó la primera facilidad a un adversario que hasta allí ni siquiera evidenciaba alguna superioridad…

El desarrollo del partido en su segunda fase mostró un perceptible adfianzamiento del cuadro chileno, a despecho de una fragilidad defensiva que es fácil de explicar por la sobreestimación de dos centrales de más presencia física que manejo del puesto. Con el católico Sierralta y el azul Ramírez se da un fenómeno frecuente: su alternancia en los equipos titulares respectivos hace presumir que en la Selecciòn debieran conformar una dupla proyectable, según algunos optimistas talibanes, al nivel de Elías y Quintano, o algo similar. Sin embargo, el margen de su estampa, ambos están lejos de ser un tándem confiable y por el momento no transmiten la seguridad que espera el técnico Robles.

A los 38, el árbitro anuló mal el segundo gol local, anotado por Joao Rojas por presunta posición adelantada del delantero ecuatoriano y del primer tiempo no hubo más apuntes que rescatar. De vuelta, el entrenador nacional quiso aplicar un revulsivo buscando alguna reacción al menos individual, y en ese afán incorporó a Leiva, Morales y el Coto Sierra Jr en un intentó que mejoró la semblanza de Chile para luchar por el empate.

En ese trajín, de más despliegue que certeza en el manejo de la pelota, Ecuador pudo liquidar y careció de pericia para para cerrar el triunfo cuando pudo hacerlo. En cambio, mostrando que no baja los brazos tan fácil ni se resigna al peso de sus desajustes en la cancha, Chile empujó como en la fábula de los tres chanchitos hasta derribar el muro con el último suspiro: a los 80′, Jara ganó en velocidad por la izquierda y su centro potente le cayó justo para la volea decisiva a Sierra, apareciendo por la derecha vestido de salvador.

En un torneo donde clasifican casi todos -seis de diez es un atentado a la competitividad-, el puntaje de Chile no expresa demasiado y mucho menos la fisonomia futbolística que ha insinuado durante los primeros 180 minutos en la arena sudamericana. El equipo por ahora es apenas un «boceto», con luces, sombras y ciertos trazos claros en el juego, pero dista demasiado del proyecto de campeón que salió de Pudahuel alentado por el discurso de los jugadores y el cuerpo técnico. Al fin, frente a Paraguay y Colombia, Chile deberá aparecer en su verdadera dimensión o, en su defecto, ratificar que la irregularidad es parte de su verdadero código genético…

PORMENORES
Estadio de Ambato
ECUADOR: José Gabriel Cevallos Kevin Minda Joel Quintero Luis Segovia Pervis Estupiñán Joao Rojas Jordan Sierra Renny Jaramillo Bryan Cabezas Washington Corozo Herlin Lino.
CHILE: Gonzalo Collao Raimundo Rebolledo (62′ Morales) Francisco Sierralta Nicolás Ramírez Cristián Gutiérrez Gabriel Suazo Adrián Cuadra Carlos Lobos (46′ Leiva) Víctor Dávila Ignacio Jara Richard Paredes (66′ Sierra). DT Hector Robles
Goles: 6′ Jordan Sierra, 79′ José Luis Sierra