Chile Sub 17 clasifica al Mundial de India: los “Picapedreros” encontraron un diamante

https://www.youtube.com/watch?v=UdKhiccMyA8

Nada parece fácil para la Rojita Sub 17. Ni siquiera en el partido contra Ecuador, en el que desplegaron en el primer tiempo su mejor juego del Sudamericano y luego en la segunda etapa entregaron el balón y la iniciativa para volver a exhibir su patrón característico: un equipo mezquino en generación de fútbol, opaco y hasta torpe, pero con una disciplina defensiva impecable e implacable, donde el que no muerde, ladra.

Con eso, y un amor propio admirable, este equipo ha logrado números tan redondos como misteriosos. Es un cuadro atípico, enemigo de las fintas y las filigranas, avaro en paredes, miserable en entregar a sus delanteros balones con ventaja. Y, sin embargo, gana.

Y ya lleva cinco triunfos en el torneo y definirá el domingo el título ante Brasil. Increíble, también, que cinco de sus siete goles los haya marcado de cabeza, expediente un tanto extraño en nuestras selecciones desde que se retiraran Marcelo Salas y, muy especialmente, Iván Zamorano. Amén que esos goles no han sido anotados por atacantes, sino por defensas. Los dos últimos, obra de Gastón Zúñiga, el lateral derecho. Porque además el conjunto de Caputto tiene una envergadura física poco habitual.

En tareas de destrucción, de picapedreros, los muchachos destacan con nitidez y generosidad. Porque lo que muerden en el centro del campo Morales y Lara no se ha visto en ningún otro equipo del campeonato, porque los centrales -especialmente Alarcón- y laterales -Zúñiga y Oyanedel- parece de futbolistas avezados. Claro que estos, a diferencia del legado de don Raúl Sánchez o don Elías Figueroa, la tiran sin asco a la tribuna o lo más lejos posible. Sin decoro, pero sí con mucha eficacia.

Ante Ecuador, no obstante, por primera vez en el torneo se vio de mediocampo hacia arriba juego atildado, hasta galano, con profundidad. Todo dirigido por Branco Provoste, llamado a ser la gran figura de la Rojita y que sólo había regalado gotitas de talento.

Le falta a este equipo en incubación de jugadas, pero le sobra en lo otro, en jugar con el overol puesto los 90 minutos. Y con eso bastó para llegar al Mundial de India, una cita a la que Chile no clasificaba desde 1995.
Y pensar que les queda sólo subir un peldaño para ser campeones. Francamente asombroso.

PORMENORES

Estadio: El Teniente de Rancagua.
Público: 10.894 espectadores.
Árbitro: Juan Nelio García (Bolivia).

Chile (1):
Julio Bórquez; Gastón Zúñiga, Lucas Alarcón, Sebastián Valencia y Yerco Oyanedel; Diego Valencia (72’ Zederick Vega), Martín Lara y Mauricio Morales; Branco Provoste (83’ Nicolás Aravena); Alexis Valencia (46’ Oliver Rojas) y Antonio Díaz. DT: Hernán Caputto.

Ecuador (0): Moisés Ramírez; Kevin González, Bismark Sánchez, Josué Quiñonez y Stephano Silva; Denilson Ovando (54’ Néstor Rivera), Joseph Espinoza y Ariel Hall (39’ Kevin Sambonino); César Parra; Santiago Micolta y Cristián Tobar (64’ Gerly Delgado). DT: Gonzalo Alcocer.

Gol: 34’, Zúñiga (de cabeza).

Tarjetas amarillas: Zúñiga (CH); Hall, González, Parra y Sánchez (ECU).

Expulsado: 82’ Silva (E).