Chile y árbitros brasileños: confianza en las finales

La confirmación de Héber Lopes como árbitro de la final de Copa América Centenario trae a la memoria a ilustres jueces «brazucas» que han dirigido a la Roja en instancias decisivas, y que siempre han sido garantía de ecuanimidad en la conducción.

Acostumbrados a disfrutar del mejor fútbol del planeta durante largo tiempo, los brasileños también se han prodigado en entregar a este deporte buenos árbitros a través de su historia, quienes han llegado a dirigir en las más altas instancias. En este apartado, se destacan las figuras de Analdo Cézar Coelho y Romualdo Arppi Filho, que dirigieron consecutivamente las finales de las Copas del Mundo de España 1982 y México 1986. Precisamente, ambos dirigieron alguna vez a Chile, en instancias decisivas:

Arnaldo Cézar Coelho: dirigió a Chile en tres instancias decisivas: la definición de la clasificatoria con Perú para Argentina 1978 (triunfo incaico por 2-0), la tercera final de Copa América en 1979 (empate sin goles que le otorgó el título a Paraguay) y la definición de la semifinal del repechaje sudamericano rumbo a México 1986, donde Chile se impuso a los del Rimac en Lima por 1-0 en una jornada memorable de Roberto Rojas defendiendo el pórtico nacional.

Romualdo Arppi FilhoRomualdo Arppi Filho: “Arppi”, como fue conocido en su carrera como juez, se caracterizó por su histrionismo en los momentos relevantes de los partidos (se le recuerda por tomar el balón con las manos y señalar el fin del encuentro). Dirigió a Chile en 1981, cuando la Selección abrochó la clasificación a España 1982 derrotando a Ecuador por 3-0 en el Estadio Nacional. A los 48 años de edad, y cuando estaba en el ocaso de su carrera arbitral, fue el encargado de conducir la final de Copa América 1987 entre la Roja y Uruguay en Buenos Aires, que se resolvió con el gol de Pablo Bengoechea que dio el título a los “charrúas”.

Armando Marques:antes de Coelho y Arppi Filho, estuvo Marques. Y acorde a los vaivenes de la historia de nuestro fútbol en el siglo pasado, le tocó dirigir la frustrante eliminación de Chile para México 1970 a manos de Uruguay en el Estadio Centenario (derrota de 2-0). Sin embargo, el momento cúlmine de Marques arbitrando a la Roja fue en Moscú, en septiembre de 1973, en el mítico empate sin goles conseguido por Chile ante la Unión Soviética que prácticamente sentenció la clasificación nacional a la Copa del Mundo de 1974, dada la negativa de los rusos a jugar el duelo de vuelta en un Santiago controlado por los militares.

Wilson Mendonca Souza: quizás menos trascendente que los anteriores, Mendonca fue parte del amplio despliegue arbitral que hizo Brasil durante las clasificatorias a Francia 1998 del cual no tomó parte el Scratch, por haber sido campeón del mundo en 1994. Nombres como Sidrack Marinho, Carlos Simon, Antonio Pereira, Marcio Rezende y Francisco Dacildo impartieron justicia en las canchas durante todo el proceso clasificatorio. A Mendonca le tocó dirigir el inolvidable 3-0 de Chile sobre Bolivia en la última fecha, que selló la clasificación nacional a la cita mundialista, y a pesar de expulsar a tres jugadores altiplánicos en la jornada (Baldivieso, Ochoaizpur y Sánchez) su faena fue tranquila en esa tarde de noviembre de 1997.

Además de partidos decisivos de la Selección Nacional, otros jueces brasileños han sido protagonistas de encuentros históricos para equipos chilenos en torneos internacionales:

José Roberto Wright:fue el encargado de impartir justicia en la inolvidable jornada del 5 de junio de 1991, cuando Colo Colo alzó la primera (y única) Copa Libertadores de América de la historia del fútbol chileno. Aun cuando los albos dominaron rápidamente el partido con dos tempraneros goles, Wright expulsó a Gabriel González de Olimpia (hermano del recordado árbitro Epifanio González) en la media hora de juego, por una fuerte infracción sobre Mendoza, y sacó adelante un partido que finalizó en la más absoluta tranquilidad.

Wilson Seneme: le correspondió dirigir la final vuelta de la Copa Sudamericana 2011, cuando Universidad de Chile se impuso por 3-0 a Liga de Quito, triunfo que le valió a los azules su primera consagración internacional. Se alejó del referato activo en 2015, tras alcanzar la edad máxima permitida por la FIFA para jueces internacionales (45 años).

Renato Marsiglia: si bien no dirigió ninguna final, Marsiglia es recordado por ser el árbitro del Colo Colo – Boca Juniors en la Libertadores de 1991. Le correspondió dirigir un encuentro muy polémico, que hasta hoy se recuerda como uno de los grandes escándalos en canchas sudamericanas, propiciado por los jugadores de ambos equipos, que se trenzaron en fuertes agresiones en cancha tras la conquista del tercer gol para Colo Colo, que depositó al equipo nacional en la final del certamen que acabó ganando.