Chilenos por el mundo: se alivió Alexis y se salvó Paulo Díaz

Una resonancia descartó gravedad en la lesión del delantero y el central de River no pudo participar en la batalla del Monumental, que ganó River Plate a Boca Juniors.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER

Una resonancia magnética sembró el alivio en las filas del Olympique de Marsella y dibujó una sonrisa bajo el bigote de Alexis Sánchez. “El resultado fue tranquilizador”, resumió un comunicado del club dando cuenta de la gestión médica a que obligó la lesión sufrida por el delantero chileno durante el partido que el equipo portuario perdió este sábado ante el Lens por la Ligue 1 francesa.

Sánchez acusó agudos dolores durante el descanso y el entrenador optó por sustituirlo para evitar males mayores. Su ausencia aumentó las imperfecciones del cuadro marsellés, que ya caía por la cuenta mínima y que terminó perdiendo por dos a uno.

“Sin Alexis Sánchez en la cancha, la vida se pone fome”, se leyó este domingo en L’Equipe, la principal publicación deportiva gala.

El entrenador del Marsella, Igor Tudor, también lamentó la situación: “Con él somos distintos en ataque. Su lesión fue un problema importante para nosotros”.

Con esa derrota, el Marsella descendió al tercer lugar en la tabla de posiciones y quedó momentáneamente fuera de la Champions League e imposibilitado de pelear el título con el Paris Saint Germain. Lo que ocurra en las fechas que restan dependerá en mucho de la suerte que corra el Lens, que debería tener un par de tropezones para que el equipo de Alexis lo sobrepase.

GRANDES AUSENTES

La jornada dominical fue, en general, bastante ingrata para los chilenos que participan en las grandes ligas. Al que mejor le fue, dentro de la mediocridad, fue a Gabriel Suazo, que fue titular durante todo el encuentro que su equipo, el Toulouse, empató sin goles con el Ajaccio como visitante.

Guillermo Maripán siguió ausente en el Mónaco y tuvo que ver desde lejos la victoria de su escuadra sobre el Angers (2-0).

También se quedó sin jugar, pero en España, el volante Tomás Alarcón, que ha tenido una campaña deplorable en el Zaragoza, equipo que perdió 2-1 con el Oviedo por la segunda división hispana.

La misma suerte corrió Paulo Díaz, pero con mayor fortuna: una lesión lo marginó y vio desde la tribuna cómo River Plate le ganaba en el Monumental a Boca Juniors en un encuentro que se definió con un penal y que culminó con una batahola que causó cuatro expulsiones en el conjunto de los xeneises y tres en el de los millonarios.