China en alerta por ola de calor extremo

Las autoridades de la capital, Beijing, emitieron una alerta roja por temperaturas que superan los 40 grados Celsius.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

China intenta combatir una ola de calor extremo en el norte del país, e incesantes aguaceros y sus desastres geológicos en el sur, que dejaron en las últimas horas 17 muertos y gran devastación en la municipalidad de Chongqing.

Beijing y la vecina provincia de Hebei decretaron alerta roja, suspendieron el trabajo en exteriores y movilizaron unidades médicas para atender cualquier emergencia en las calles ante la subida de los termómetros por encima de los 40 grados Celsius.

Las autoridades de ambos territorios ordenaron también estar atentos a los ancianos y otras personas vulnerables a sufrir golpes de calor, colapsos y otros malestares asociados a la exposición a las altas temperaturas.

Las medidas se tomaron luego de que el fin de semana pasado un guía turístico murió súbitamente cuando hacía un recorrido por áreas abiertas del llamado palacio de Verano.

La estación meteorológica de Nanjiao, ubicada al sur de Beijing, registró una temperatura máxima de 40,9 grados, con la que marcó un nuevo récord para la instalación.

Durante junio y hasta el miércoles pasado, la estación ha registrado 18 días con temperaturas superiores a 35 grados y cuatro días con temperaturas superiores a 40 grados.

Las autoridades de Beijing advirtieron sobre medidas para enfrentar el calor extremo, como beber de dos a tres litros de agua como mínimo al día, e intentar permanecer en lugares frescos.

Se pronostica que la ciudad continuará experimentando altas temperaturas este viernes, lo que ha llevado al departamento meteorológico a aconsejar a los residentes que reduzcan las actividades al aire libre y tomen medidas necesarias para prevenir golpes de calor y quemaduras solares al salir.

Mientras, en el suroeste de China (Chongqing, Hunan, Sichuan y Jiangxi y la septentrional Mongolia Interior), las lluvias incesantes mantienen múltiples ríos desbordados, decenas de miles de habitantes desplazados y comunidades enteras afectadas por inundaciones, deslaves y torrentes de montaña.

Chongqing elevó a 17 los fallecidos debido a las riadas de esta semana y extendió una alerta por desastres naturales en el distrito de Wanzhou, que concentra los daños.