Científicos chinos hacen terrorífico hallazgo: núcleo central de la tierra se está frenando

Por medio del estudio de grandes sismos experimentados por el planeta, dos geólogos de esa nacionalidad llegaron a la conclusión de que ese núcleo, que en los hechos es como otro planeta al interior del nuestro, formado por un mar de hierro y níquel, se viene frenando desde 2009, y que hasta podría empezar a girar en sentido contrario.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO DW

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por dos científicos chinos, el núcleo de la Tierra se ha frenado y hasta es posible que esté girando en sentido contrario a lo que es el del planeta.

Se trata de Son Yi Yang y Xiaodon Song, quienes publican sus hallazgos en la revista Nature Geoscience, tras estudios que vienen realizando desde la década de los 60 del siglo pasado.

Ambos científicos se basaron en el estudio de decenas de violentos movimientos sísmicos que el planeta ha experimentado.

El núcleo central de la tierra consiste en una esfera de hierro casi puro a más de 5.000 kilómetros de profundidad y que es más caliente que el mismo Sol. Esta esfera sólida, de unos 1.200 kilómetros de diámetro, aproximadamente, ubicada al centro de la Tierra es como otro planeta dentro del que nosotros conocemos, y gira libremente en un mar de hierro fundido y otros metales, creando el campo magnético que nos protege de la radiación espacial.

Al girar esta esfera de hierro fundido, genera el campo magnético de la Tierra, que la protege de la radiación espacial y permite que haya vida en su superficie.

Para poder entender qué sucede en las zonas más profundas, el método consiste en analizar terremotos, porque la variación de las ondas sísmicas a medida que atraviesan el planeta devela la composición interna del núcleo y su velocidad de rotación.

Es por ello que Son Yi Yang y Xiaodong Song analizaron casi 200 terremotos en las islas Sándwich del Sur, un remoto archipiélago del Atlántico cercano al polo Sur, entre la década de 1960 y la actualidad. Estos sismos sucedieron en parejas y produjeron ondas idénticas. Pero al ser captados en estaciones de Alaska, cerca del polo Norte, las ondas llegaban ligeramente desacompasadas.

El análisis de estos sismos señala que, a partir de 2009, el núcleo terrestre se frenó, y gira más lento que la corteza terrestre propiamente tal.

Este fenómeno puede tener efectos globales y podría explicar el porqué en los últimos años los días se están haciendo más cortos. La anomalía del núcleo hace que un día sea una milésima de segundo más breve ahora que en 1970.

Estos cambios en la rotación del núcleo interno dentro del externo también alteran el campo gravitatorio interno y causan deformaciones en la superficie, lo que a su vez puede influir en el nivel del mar y alterar la temperatura global del planeta.

Lo observado por los geólogos chinos encaja con hechos contrastados, como que el campo magnético terrestre está cambiando muy rápido en las últimas décadas y se está debilitando su carácter bipolar, es decir, con polos norte y sur.