Clasifica-historias: los nombres que borró Bielsa en La Roja tras la derrota con Paraguay

El 22 de noviembre del 2007, por la fecha 4 de las Clasificatorias a Sudáfrica 2010, Chile cayó 3-0 ante los guaraníes en el Estadio Nacional, hecho que provocó las pifias del público local y un giro en el proceso del rosarino.

Por PEDRO LIENQUEO / Foto: ARCHIVO

«Olé», coreaba el público del Estadio Nacional la noche del 22 de noviembre del 2007 al ver que Chile perdía 3-0 ante Paraguay por la cuarta fecha de las Clasificatorias a Sudáfrica 2010. La Roja dirigida por Marcelo Bielsa, además, recibió las pifias de la parcialidad que veía a un equipo con la guardia baja en la cancha.

Y es que los goles de Salvador Cabañas (24′) y Paulo da Silva (45+3′ y 57′) fueron un mazazo para los nacionales. Ante tan opaco rendimiento, los hinchas y la prensa pidieron la salida del entrenador argentino, que llegó meses atrás como una apuesta del entonces presidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls.

Esa jornada Chile formó con Claudio Bravo, en el arco; Cristian Álvarez, Waldo Ponce y Miguel Riffo, en la defensa; Claudio Maldonado, Manuel Iturra, Hugo Droguett y Matías Fernández, en el mediocampo; Eduardo Rubio, Humberto Suazo y Marcelo Salas, en la delantera. Y en la banca estaban Nicolás Peric, Ismael Fuentes, Mauricio Isla, Luis Jiménez (entró por Rubio), Fabián Orellana, Carlos Villanueva (entró por Iturra) y Milovan Mirosevic.

Tras el partido, el estratega argentino señaló -de acuerdo a radio Cooperativa- que «en la elaboración, posesión y la búsqueda de acuerdo a nuestras posibilidades, estoy satisfecho. El resultado y la otra parte del juego, por supuesto, es lo negativo de esta noche».

«El caballito de batalla con la que se critica mi falta de flexibilidad es que el esquema está por encima de los jugadores, el partido de hoy (miércoles) es un ejemplo exactamente de lo contrario. Usted no ha pensado y repitió la pregunta», agregó.

En la conferencia de prensa se le cuestionó por la posición de algunos jugadores y el rosarino respondió que «lo que usted me está diciendo es que Villanueva y Suazo estaban fuera de posición y el último fue decididamente el mejor de la cancha y este partido sin ‘wines’ habría sido mucho más difícil para nosotros».

Sin embargo, fue autocrítico sobre algunas decisiones que tomó, como la inclusión de Rubio. «Sustituirlo significa que no estuve satisfecho con lo que produjo, porque otra explicación no hay (…) Es un error mío, de ninguna manera de Rubio».

Además, habló sobre el reemplazo de Iturra. «Fue un error. Lo sustituí, porque recibía muchos pases del centro hacia al costado con la marca adelante y pensé que un volante creativo le iba a dar mayor fluidez a esas pelotas, él nos ofreció desdoble y llegada en el primer tiempo y en el segundo no tuvimos desdoble, llegada ni buen trato de pelota», afirmó.

LA OTRA ERA DE BIELSA

El duelo ante los paraguayos marcó un quiebre en el proceso del DT argentino, quien decidió no llamar a algunos jugadores que estaban en la citación desde la fecha 1. En 2008, los próximos partidos, correspondientes a la jornada doble de las eliminatorias, eran contra Bolivia y Venezuela en La Paz y Puerto La Cruz, respectivamente, ¿Quiénes no volvieron a ser citados? Álvarez, Riffo, Maldonado, Rubio, Jiménez y Mirosevic.

Ese año aparecieron varias novedades que concretaron el recambio de La Roja. Muchos venían de realizar una buena participación en el campeonato Esperanzas de Toulon, donde Chile obtuvo el segundo lugar al caer con Italia. En la nueva nómina del rosarino se veía a Gary Medel, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, José Pedro Fuenzalida, Pedro Morales y Hans Martínez. Además, citó a Alexis Sánchez, Jean Beausejour, Roberto Cereceda, Marco Estrada, Mark González y Miguel Pinto.

Esos jugadores, finalmente, convencieron al «Loco»: se asentaron en el equipo y fueron fundamentales para conseguir la clasificación a Sudáfrica 2010.