Clasificatorias Mundial 2026: Messi mostró la zurda que acaricia y envenena

Un tiro libre del mejor del mundo le dio a Argentina una victoria en un partido que se le estaba complicando por la eficacia de la defensa de Ecuador.

Por JULIO SALVIAT / Fotos: AGENCIAS

Ya se estaban impacientando los ochenta mil hinchas que abarrotaban el estadio Monumental de River Plate, y el volumen de los cánticos de apoyo había bajado notoriamente, cuando apareció la magia.

Una falta cometida contra Lautaro Martínez le dejó a Lionel Messi la posibilidad de seguir demostrando que es uno de los mejores ejecutantes de tiros libres en toda la historia del fútbol.

A 22 metros de la portería, con cinco ecuatorianos de metro noventa formando un muro, “El Pulga” lanzó la pelota por sobre la barrera con la violencia adecuada y la comba justa para -como tantas veces- dejar estático al arquero rival, condenado a mirar cómo el balón entraba rozando su vertical derecho.

Con ese gol, a los 78’, Argentina sentenció su primera victoria en las Clasificatorias para el Mundial de 2026, justificó sus pergaminos de campeón mundial y reafirmó su condición de gran candidato.

No apareció el campeón mundial en el primer tiempo. Casi con los mismos hombres con los que ganó la Copa en Qatar, estableció un dominio tibio e inconducente que recién en el último minuto antes del descanso le brindó una posibilidad de gol: un centro desde la derecha que Lautaro Martínez empalmó a la carrera y cuyo disparo fue devuelto por el vertical.

En los minutos iniciales, favorecido por la cautelosa actitud de los ecuatorianos, el equipo que dirige Lionel Scaloni insinuó que pasaría por encima de un adversario al que acostumbraba golear en el siglo pasado, pero que en los últimos tiempos se ha convertido en hueso duro de roer.

Con la conducción de Lionel Messi, los albicelestes pasearon el balón y mostraron esbozos de su calidad técnica. Pero, salvo un remate del astro, no hubo angustias para Hernán Galíndez, el arquero que estuvo un rato en la U y que volvió a su país precisamente para no perder la titularidad en su selección.

El trío de centrales, todos bordeando el metro 90 de estatura, tuvo una actuación impecable. Y los dos laterales que se sumaron a esa línea de tres para formar una de cinco, no dejaron mucha pasada por los costados.

Quince minutos duró el festín albiceleste, y no hubo daño para Ecuador. Después de eso, los amarillos se atrevieron a invadir terreno ajeno y no faltaron los sustos para el arquero Emiliano Martínez, porque dos situaciones muy favorables terminaron con tiritos inofensivos de Enner Valencia, su valor más renombrado.

Rodrigo de Paul, volante creativo de Argentina, fue todo un símbolo de ese período en lo bueno y en lo malo: corrió, luchó, apoyó, pero se lo pasó peleando, reclamando, pegando y quejándose.

Los que tenían derecho a quejarse, en todo caso, eran los ecuatorianos, que veían cómo el árbitro colombiano Wilmar Roldán era contemplativo con las rudezas celestes y drástico con las faltas de los amarillos.

Un fulminante zurdazo de Nicolás Tagliafico dejó en claro que Argentina reanudaba el juego con más apetito. Aunque la pelota se fue rozando el travesaño, fue un buen incentivo para sus compañeros. Y el asunto se arregló definitivamente para los trasandinos cuando ingresó Ángel Di María, el eterno deshacedor de entuertos, que ingresó por Nicolás González, un puntero de llamativa inutilidad.

Hasta Messi , que había bajado su influencia en el juego, recuperó energías y, aparte de combinar con acierto, realizó un de sus clásicas arremetidas de derecha a izquierda para terminar la maniobra con un zurdazo rasante. Galíndez protagonizó la atajada de la noche para evitar que el festejo albiceleste se produjera más temprano.

A segundos del final, Galíndez evitó otro gol de Argentina, como demostración de que el equipo local tenía más posibilidades de ampliar las cifras que de lamentar la igualdad.

A los 88 minutos, Scaloni sacó a Messi -reemplazado por Exequiel Palacios- para que el 10 recibiera la ovación del público que repletó el Monumental de Buenos Aires.

PORMENORES

Clasificatorias Mundial 2026, primera fecha.

Estadio: Monumental de River Plate, Buenos Aires.

Público: 80.000 espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Wilmar Roldán de Colombia.

Argentina (1): E. Martínez; N. Molina, C. Romero, N. Otamenti, N. Tagliafico; R. De Paul, E. Fernández, A. Mac Alister; L. Messi; L. Martínez y N. González. DT: Lionel Scaloni. Cambios: 61’, A. Di María por González; 76’, J. Álvarez por Martínez y L. Paredes por MacAlister; 88’, E. Palacios por Messi.

Ecuador (0): H. Galíndez; J. Hurtado, F. Torres, R. Arboleda; W. Pacho, P. Estupiñán; C. Gruezo, J. Cifuentes, M. Caicedo; E. Valencia y G. Plata. DT: Félix Sánchez Bas. Cambios: 67’, K. Rodríguez por Plata y J. Ortiz por Cifuentes; 81′, A. Mena por Torres y A. Preciado por Hurtado.

Gol: 78’, Lionel Messi, tiro libre (Arg).

Tarjetas amarillas: Paredes (AR); Cifuentes (EC).

Mira aquí el gol de tiro libre de Messi ante Ecuador: