Colegio Saint George castiga levemente a alumnos que “desnudaron” a compañeras

Los seis implicados utilizaron Inteligencia Artificial para hacerlas aparecer sin nada de ropa. La familia de una de las afectadas interpuso un recurso de protección luego de que el establecimiento sólo los dejara como “condicionales”.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Siete menores de edad del Colegio Saint George fueron gravemente vulneradas en su intimidad y, al enterarse, el establecimiento no denunció el caso.

La sórdida historia se remonta a febrero pasado, cuando seis alumnos utilizaron Inteligencia Artificial (IA) para hacerlas aparecer desnudas. La acción se conoce como “deepfake”: noticia o fotografía falsa que a simple vista parece real. Las fotos se hicieron virales, pero el establecimiento no siguió los protocolos y no denunció los hechos.

Marggie Muñoz, jefa de Protección de Derechos Educacionales de la Superintendencia de Educación, asegura que el colegio se vulneraron protocolos. “Si hay antecedentes que hagan presumir la existencia de un delito, el establecimiento debe denunciar el hecho. Debe hacerlo ante el Ministerio Público, Carabineros, la PDI, o ante un tribunal competente dentro de las 24 horas siguientes de haberse enterado”.

Agregó que, en relación a este caso, el Saint George “ya fue fiscalizado. Se están evaluando todos los antecedentes para determinar si existieron incumplimientos de los protocolos. En caso de constatarlos, instruiremos un procedimiento administrativo sancionatorio”.

LAS SANCIONES

Las víctimas van desde octavo básico a enseñanza media y en algunos casos son hijas de reconocidos personajes públicos. Sufrieron burlas y bullying.

El colegio, en primera instancia, había resuelto la cancelación de la matrícula de los implicados. Pero poco después rebajó las sanciones, y los dejó como “condicionales”, argumentando que se arrepintieron y disculparon. De tal manera, siguen compartiendo con las víctimas. Eso, al parecer del apoderado de una de las afectadas, equivale a una “revictimización diaria”.

Para colmo, asegura que a las niñas el colegio las entrevistó “una y otra vez por el colegio, haciéndolas sentir incómodas y vulneradas nuevamente”.

Por eso y porque considera que esto se trata de un delito, interpuso un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago.

No se respetó el principio que se desprende de la Convención sobre Derechos del Niño. Esto es, adoptar todas las medidas necesarias para hacer efectivos todos sus derechos”, argumenta.

Según entiende, “el Saint George, de la Congregación de Santa Cruz, infringió la ley con el fin de evitar los alcances del escándalo”.