Colo Colo debutó ganándole a Copiapó con un Marcos Bolados intratable: 5-2

El delantero cumplió, por lejos, su mejor actuación desde que está en el Cacique. Anotó tres goles y habilitó en los dos restantes. Más allá de la victoria, sin embargo, el cuadro de Gustavo Quinteros deja muchas dudas en lo que respecta a su solvencia defensiva.

Por EDUARDO BRUNA

Es curioso que, un equipo que se impone por 5-2, deje dudas y más de una interrogante. Pero es lo que sucede con Colo Colo, que a pesar de golear en su debut por el Torneo Nacional, a Deportes Copiapó, en la cancha sintética del estadio “Luis Valenzuela Hermosilla”, no dejó ese sabor grato de boca que supone un marcador tan contundente como expresivo. Y es que el Cacique se impuso porque jugó un poco mejor, es cierto, pero más que nada porque contó con un Marcos Bolados que cumplió, por lejos, su mejor actuación desde que viste la camiseta alba.
No sólo anotó tres goles, los mismos que en todo el campeonato pasado, sino que tuvo participación en los otros dos. Fue, sin dudas, factor determinante en esta victoria del elenco popular, que así como mostró una buena contundencia ofensiva, en el plano defensivo, en cambio, deja más dudas que certezas.

Con Opazo, Falcón, Amor y Suazo, el bloque defensivo del Cacique se mostró muy solvente durante esa campaña que significó sumar el título número 33. Hoy, con sólo Falcón como “sobreviviente” de esa defensa, la última línea alba está a mucha distancia de insinuar la misma seguridad. Reconfortante es ganar y golear, desde luego, pero recibir dos goles de un cuadro que viene recién ascendiendo a la serie de honor, y que por lo tanto es un debutante absoluto en el fútbol grande, por cierto que debe preocupar.

Además, es que no sólo fueron los dos goles del elenco atacameño, sino las otras oportunidades de anotar que se procuró, y que no pudo concretar por impericia de sus atacantes o por las intervenciones de Brayan Cortés, el meta albo.

Colo Colo cojeó claramente con la presencia de Ramiro González como defensor central, porque Falcón estuvo en lo suyo, Rojas cumplió un correcto partido custodiando la banda izquierda y Wiemberg, bajito la semana pasada, frente a Magallanes, subió bastante su producción. El “Talón de Aquiles” de este cuadro de Gustavo Quinteros es fácil de identificar: y es que el central llegado desde Platense es, hasta ahora, bastante menos que el “Chaco” Insaurralde, que defendió al Cacique algunas temporadas atrás.

El “Chaco”, rústico y todo, al menos defendía más que aceptablemente, por más que, cada vez que la quitaba, dejaba el balón en los pies de un rival. Ramiro González continúa con esa pésima costumbre para un equipo con pretensiones, sólo que incluso quitando se muestra mucho menos solvente que Insaurralde. ¿Nadie le dijo a González que sus compañeros eran los de camiseta gris, y no los rojos copiapinos?

Más allá de la gran actuación de Bolados, sin embargo, Colo Colo tuvo sus méritos. Por lo pronto, mostrar a un chico juvenil –Jordy Thompson- que, mientras le dio el físico, evidenció muchas de las virtudes de que venía precedido. Por lo pronto, antes de que se cumpliera el minuto había abierto la cuenta, con un zurdazo ejecutado con gran frialdad y precisión para un chico de su edad. Lo otro fue el debut del colombiano Castillo, que a poco de ingresar se anotó con un gol y mostró que atrevimiento y velocidad son algunas de sus virtudes. Es decir, es un jugador para observar, porque también se cae en el riesgo del espejismo.

Deportes Copiapó, más allá de caer en forma clara y rotunda, estuvo sin embargo lejos de decepcionar. Por momentos se jugó su opción de igual a igual y le provocó al Cacique más de un estropicio. El ímpetu del “Torito” Díaz tuvo de cabeza a Falcón y a González, al paso que Rozas, en el mediocampo, aprovechó de maravillas la falta de marca alba en ese sector. Ausente Pavez, Fuentes debía cubrir prácticamente la cancha a todo lo ancho, porque Bouzat, quien en teoría debía ser su colaborador en esa tarea, no es de los que sienta mucho la marca.

En otras palabras, y a pesar de la derrota, nada inusual considerando que, como sea, enfrentaba al campeón vigente, Deportes Copiapó dejó en claro que no será pan comido para nadie. Menos en su cancha sintética, que de seguro le causará problemas a la mayoría de sus rivales, pocos acostumbrados a esa superficie.

Colo Colo, más allá de su inobjetable triunfo, debe mejorar muchas cosas. Su bloque posterior, antes prenda de garantía, está lejos por cierto de ser calificado como un flan, pero el peligro es que por momentos se le asemeja bastante.

PORMENORES

Campeonato nacional, primera fecha.

Estadio: “Luis Valenzuela Hermosilla”, de Copiapó.

Público: 12 mil espectadores, aproximadamente.

Árbitro: Benjamín Saravia.

Deportes Copiapó (2): R. Leyton; J. Contreras, L. Cabrera, D. García, I. Toro; F. Reynero, A. Ortiz, R. Castro, I. Rozas; M. Quinteros, I. Díaz. DT: Héctor Almandoz. Cambios: a los 33’, Piñones por Toro; a los 46’, J. Sills por Reynero y M. López por Quinteros; a los 66’, L. Pontigo por Díaz y a los 74’ B. Romo por García.

Colo Colo (5): B. Cortés; J. Rojas, M. Falcón, R. González, E.Wiemberg; J. Thompson, C. Fuentes. A. Bouzat; M. Bolados, L. Benegas y N. Moya. DT: Gustavo Quinteros. Cambios: a los 55’, D. Gutiérrez por Moya; a los 64’, Palacios por Thompson y F. Castillo por Benegas; a los 86’, A. Oroz por Bolados.

Goles: Para Deportes Copiapó, Quinteros a los 32’ y López a los 90+2’. Para Colo Colo, Thompson al minuto, Castillo a los 73’ y Bolados a los 15’, 54’ y 75’.
Tarjetas amarillas: en Deportes Copiapó, Contreras y Almandoz (DT); en Colo Colo, D. Gutiérrez.

Revisa el compacto: