Colo Colo le pasó por encima al bicampeón

Colo Colo se impuso sin objeciones por 2 a 0 a Universidad Católica, en el clásico disputado en el Estadio Monumental, y con ello se ubicó como líder exclusivo del Torneo de Clausura, cumplidas cinco fechas.

El cuadro albo, bajo la conducción técnica de Pablo Guede, parece tenerle tomada la mano al bi campeón del fútbol nacional. Es decir, sabe cómo jugarle y cómo desarmarlo, anulando su juego hasta llevarlo a la más profunda confusión. Lo hizo en el torneo anterior, en San Carlos, en un partido que concluyó 2 a 2 sólo porque Colo Colo le perdonó la vida a su rival, y lo hizo por partida doble por la Copa Chile, venciéndolo en casa y a domicilio.

Esta vez, la superioridad alba fue aún más incontrarrestable. Más allá de que por algunas bajas sensibles Guede se viera obligado a parar una última línea de tres absolutamente improvisada, con Fierro como “stopper” y Campos marcando por la izquierda, el Cacique se alzó desde el comienzo como claro dueño del partido.

Que además Paredes abriera la cuenta cuando sólo corrían 5 minutos, empalmando de cabeza un córner servido por Fernández, a pesar de la pegajosa marca con la que lo amenazaba Lanaro, al parecer fue para Colo Colo todo un refuerzo anímico y para su rival un golpe que, como en el boxeo, lo tuvo absolutamente “groggy” por largos minutos.

Fue el choque entre un cuadro que marcha a tranco seguro a la consecución de una nueva estrella, aunque transcurrido sólo un tercio de campeonato pueda parecer prematuro sacar cuentas alegres, y otro que, después de conseguido el bicampeonato inédito, transita por un pésimo momento futbolístico que lo tiene con apenas 3 puntos en la tabla y sumando cuatro derrotas consecutivas.

Claramente, hay confusión. Confusión que parte desde la banca y permea a los jugadores.

Decidido Mario Salas a buscarle la vuelta a lo que hasta aquí siempre le ha propuesto Guede, decidió cambiar de línea de cuatro a línea de tres, poblar su mediocampo y, de esa manera, teóricamente pelear con mejores y más variadas armas por la posesión del balón.

El experimento del técnico cruzando, que está pasando de bestial a bestia sin transiciones, como aseguraba Fernando Riera que era el destino de los entrenadores, ni siquiera tuvo tiempo para probar sus virtudes. Colo Colo salió a comerse vivo a su rival de turno, a anticiparlo sin contemplaciones y a ganar en cada pelota en disputa, más allá del terreno de juego donde la acción se produjera.

Guardando las proporciones, obviamente, el Cacique era una versión criolla de la “Naranja mecánica” holandesa, porque bastaba que un jugador cruzado se hiciera de la pelota para que de inmediato tuviera encima dos y hasta tres jugadores albos dispuestos a despojarlo y a no dejarlo progresar.

Durante largos 20 o 25 minutos, Colo Colo zarandeó a Universidad Católica, que no sabía cómo atar ni desatar. Mientras su juego era tan pulcro como dinámico, el rival hacía agua por todos lados, y parecía que en cualquier momento Toselli iba a tener que nuevamente ir a buscar el balón al fondo de las mallas.

Fue tan asfixiante el juego albo, que tempranamente Universidad Católica –sumida en la desesperación- ya tenía tres jugadores con tarjeta amarilla y uno que, como Buonanotte, jugó hartos minutos gratis. Porque estando el balón lejos, le asestó a Baeza un “cortito” en la cabeza que sólo pudieron captar las cámaras, pero no el pito, Carlos Ulloa, ni el línea que corría por esa banda, ni menos Patricio Polic, el cuarto árbitro, el más alejado de todo respecto de la incidencia.

Para fortuna de Colo Colo, apenas reanudada la segunda etapa propinó el golpe de nocaut. El “Pajarito” Valdés metió un profundo pase para la arrancada de Figueroa, absolutamente destapado por la banda derecha, y el centro de este superó la entrada de Paredes, pero no la de Vilches, que corría detrás del goleador y que empalmó el balón en el área chica, ante la nula respuesta de la defensa “cruzada” y la absoluta indefensión de Toselli.

Quedaban aún 43 minutos de juego más descuentos, pero quedó la impresión (ratificada), que a partir de ese momento Colo Colo cerraba el partido.

El Cacique claramente sacó el pie del acelerador y privilegió la contención de un cuadro que, a decir verdad, nunca mostró muchas ideas. La respuesta futbolística de Universidad Católica quedó reducida sólo a centros que buscaban la cabeza o la aparición salvadora del uruguayo Silva, uno que llegó como solución y que, sin embargo, aún no puede anotar transcurridos cinco partidos.

¿Culpa de Silva? Solitario, mal asistido, no es mucho lo que puede hacer. Se las rebusca, pero su habilidad es inversamente proporcional a su ímpetu y su fuerza. De hecho, la única vez que Villar fue exigido fue cuando, en el minuto 66, el “Tanque” ganó de cabeza un córner servido por Noir y sólo los reflejos del paraguayo para ir abajo lo salvaron de la caída.

Atacando menos, Colo Colo las tuvo más claras.

A los 57´, se la “pincharon” justo a Vilches, que se limpiaba el camino para rematar de zurda; a los 58´, Parot la sacó de la línea luego de un tacazo de Paredes, y a los 89´ se lo perdió Paredes, por querer batir a Toselli de “globito”, provocando la molestia de un Guede que, seguramente, pensaba que un gol “cruzado” podía hacer volver al partido a Universidad Católica.

Aprovechando el tropezón de Deportes Iquique, que en el norte no pudo con Audax Italiano, Colo Colo se ubicó como sólido y solitario líder. Merecido, porque hasta aquí es el mejor de todos o el menos mediocre de todos los que compiten.

Universidad Católica, en cambio, parece decirle definitivamente adiós a toda posibilidad de un eventual “tri campeonato” y, lo que es peor, llega herida y llena de dudas a los compromisos internacionales que se le aparecen en su recargada agenda.

PORMENORES

Torneo de Clausura. Quinta fecha.
Estadio: Monumental.
Público: 30 mil personas, aproximadamente.
Arbitro: Carlos Ulloa.

COLO COLO: Villar (80´ Garcés); Fierro, Barroso, Campos; Figueroa, Valdés, Baeza, Suazo; Fernández (71´ Véjar); Vilches (74´ Rivero), Paredes.

U. CATOLICA: Toselli; Lanaro, Maripán, Parot; Fuenzalida, Fuentes, Kalinski, Lobos, Cordero (57´ Noir); Buonanotte (66´ Llanos) y Silva.

GOLES: Paredes (cabezazo) a los 5´ y Vilches a los 47´.

Tarjetas amarillas: En Colo Colo, Fierro, en Universidad Católica, Lanaro, Parot, Buonanotte y Silva.