La Calera 0-0 Colo Colo

Colo Colo rescató un empate en su visita a La Calera

En cualquier otra instancia, el 0-0 habría sido considerado un mal resultado y dos puntos perdidos, pero la crisis futbolística alba es tan profunda que regresar al menos sin haber experimentado una nueva derrota ya es todo un mérito, por más que el “Cacique” siga jugando a nada.

Por EDUARDO BRUNA

En cualquier otro momento el empate sin goles conseguido por Colo Colo en su visita a Unión La Calera, habría sido considerado un mal resultado y dos puntos perdidos. Pero no hoy, en que el “Cacique” transita por una crisis futbolística total, al punto que el 0-0 en el Estadio Nicolás Chahuán tuvo claramente mejor sabor para el cuadro dirigido técnicamente por Gualberto Jara que para el elenco “cementero”.

Cuando un equipo está, como el albo, tan falto de ideas, de capacidad, y hasta físicamente se ve superado, regresar con un punto de un reducto difícil, y además con cancha sintética, debe haber conformado plenamente al técnico, jugadores y dirigentes. Por cierto, no a los hinchas, que acostumbrados históricamente a otra realidad, ven con desaliento, partido a partido, que su cuadro no juega a nada y que, al pésimo arranque de torneo, suma ahora un regreso de cuatro partidos sin disfrutar lo que es una victoria. Peor aún: no hace goles, y tampoco se los crea.

Si en el partido pasado, frente a O´Higgins, Colo Colo fue incapaz de procurarse una sola oportunidad de gol, esta vez no fue mucho mejor. Baste decir que la única surgió recién a los 81 minutos de un gran disparo del juvenil Bryan Soto desde la entrada del área y que se colaba en un rincón alto, de no haber sido por la espectacular volada del meta calerano Martin, que la mandó al tiro de esquina con la punta de los dedos. Miserable producción para un equipo que, pese a las modificaciones que ensaya, sigue dando pena.

Sin hacer gran cosa, Unión La Calera fue superior. Sobre todo durante la primera etapa, en que un par de intervenciones en el área del central Vilches trajeron zozobra sobre el arco defendido nuevamente por Miguel Pinto. Y es que el cuadro dueño de casa, con todas sus limitaciones, por lo menos jugó a algo y mostró mucha más coordinación avanzando y moviendo la pelota que un Colo Colo con abundancia de jugadores a los cuales el balón en los pies parece quemarles.

De partida, carece de ese jugador que ordene, conduzca y mueva la pelota con acierto. Leonardo Valencia, supuestamente encargado de asumir esa tarea, para la cual claramente no tiene condiciones, hizo un partido para el olvido. Además de quedarse en exceso con el balón, quitándole al equipo la escasa sorpresa que ya tenía, se empecinó en arrestos individuales supuestamente para limpiarse el camino, pero perdiendo la mayoría de los mano a mano.

A esa defección alba se sumó, una vez más, Blandi, que aparte de ser mal asistido evidencia un nulo espíritu de lucha y cero rebeldía frente a la adversidad. Estacionado entre los centrales caleranos, no la agarró ni con la mano.

Suazo es otro que anda bajísimo. Convengamos que nunca ha sido una maravilla, sólo que su actual nivel no puede ser más pobre, porque llega tarde a todas y, con el balón en los pies, generalmente la deja en poder de un adversario. 

Tan poquita cosa es este Colo Colo que resultó evidente que afrontó la segunda etapa más preocupado del arco propio que del rival. Los sofocones sufridos en el primer tiempo, al parecer llevaron a adoptar una filosofía utilitarista de, si nosotros no podemos, que ellos tampoco puedan. En otras palabras, si nosotros no podemos ganar, lo mejor es no perder.

Parece increíble que, sin Paredes, este equipo quede tan desprovisto de capacidad goleadora. Y es que, con 40 años, el goleador albo sigue jugando sus mejores partidos cuando no está.

Lo grave es que este miserable Colo Colo, que no le gana a nadie en el pobrísimo nivel casero, debe volver este martes a la competición internacional, enfrentando en el Monumental a un Peñarol que, siendo también actualmente un cuadro discreto, mantiene seguramente el oficio que le ha permitido escribir una rica historia en este certamen.

La Copa Libertadores se antoja un compromiso demasiado exigente para un Colo Colo que no tiene nada. No perder ya sería motivo suficiente como para que las huestes alban vayan a celebrar a la Plaza Baquedano.

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido válido por la undécima fecha.

Estadio: “Nicolás Chahuán”, de La Calera.

Arbitro: Felipe González.

U. LA CALERA: Martin; Andía, C. Vilches, García, Wiemberg; Castellani (51’ Rodríguez), Leiva, Seymour; E. Valencia, A. Vilches (81’ Sánchez), Stefanelli (71’ Vargas).

COLO COLO: Pinto; Campos, Barroso, Insaurralde, De la Fuente (69’ Opazo); Suazo, Fuentes, Soto, L. Valencia (59’ Mouche); Bolados (90+2’ Véjar) y Blandi (59’ Parraguez).

GOLES: No hubo.

Tarjetas amarillas: en Colo Colo, Insaurralde.